Ir a versión clásica Ir a versión móvil

Robredo planta cara a Djokovic, pero pierde

EFE EFE
El serbio Novak Djokovic frenó en los octavos de final del Abierto de Estados Unidos a Tommy Robredo, en un encuentro en el que el jugador español llevó al límite al número 3 del mundo, aunque finalmente éste ganó por 4-6, 6-2, 6-3, 5-7 y 6-3, tras 3 horas y 44 minutos. Robredo, que sólo había ganado a Djokovic en el primero de sus cuatro enfrentamientos anteriores, repite su mejor resultado en Nueva York, la cuarta ronda, que ya antes había alcanzado en cuatro oportunidades.

El tenista gerundense mantuvo el gran nivel tenístico que ha exhibido durante todo el torneo y puso en serios aprietos a un Djokovic, que por momentos se desquició sobre la pista y que ofreció muestras de cansancio durante los dos últimos sets, con sus ya habituales gestos cuando se le tuerce un partido. El partido comenzó muy bien para Robredo, que pudo plasmar sobre la pista central a la perfección su estrategia, con un buen servicio, bolas muy profundas para evitar los "winners" del serbio y una gran rapidez en sus desplazamientos por la pista. De esta forma y bajó un fuerte calor, se apuntó el primer set.

En el primer juego del segundo, el tenista español dispuso de un punto de "break" que no aprovechó y en el siguiente perdió su saque por primera vez en el encuentro, lo que dio alas al tenista de Belgrado, que comenzó a tener mejores sensaciones sobre la pista y a sumar más puntos ganadores. Con 3-0 a su favor, Djokovic pidió la presencia del fisio para que le diera un masaje en la zona lumbar, aunque el tenista serbio no se vio afectado por esta circunstancia y en el octavo juego volvió a quebrar el servicio del español para igualar el encuentro.

En la tercera manga, el nuevo "break" del serbio en el cuarto juego hizo daño anímicamente a Robredo, que perdió algo de intensidad en su juego y se mostró más errático en sus golpes, lo que decantó el parcial a favor de Djokovic. Cuando el serbio sumó un nuevo "break" en el juego inicial del cuarto set, el partido parecía quedar visto para sentencia, pero Robredo le devolvió la ruptura en el sexto juego y ahí el choque entró en una nueva dinámica.

El tenista gerundense recuperó la fe en sí mismo, los golpes ganadores volvían a caer de su lado y sus piernas respondían a todos los ataques de Djokovic, que perdió su saque en con 5-6 en contra y el partido volvió a estar empatado. El serbio que llevaba casi una hora exhibiendo gestos de fatiga se enchufó de nuevo en el último set, tras un error de uno de los jueces de líneas que cantó fuera una bola del español, que provocó que el juez de silla mandara repetir de inmediato un punto que tenía dominado Robredo. La repetición provocó un resto ganador de Djokovic y ahí se le torció el juego a Tommy que acabaría cediendo el servicio.

Ya por delante en el marcador, el jugador de Belgrado jugó más cómodo y no dio opciones con su servicio a Robredo, que cedió de nuevo el suyo en el noveno juego para cerrar el partido y su participación en el Grand Slam norteamericano.

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies.
OK | Más información