Ir a versión clásica Ir a versión móvil

Federer sigue adelante

  • Ganó en dos sets a Hanescu (6-3, 6-2)
EFE - Portugal EFE - Portugal
Todo para Roger Federer es nuevo en Estoril, un pequeño torneo dotado con 370.000 euros en premios, que el suizo incluyó en su calendario el pasado año, y en el que hoy tuvo que soportar una intensa lluvia para vencer al rumano Victor Hanescu, 68 del mundo, por 6-3 y 6-2 y avanzar a los cuartos de final.

Federer no jugaba en un torneo de estas características desde Gstaad (Suiza) en el 2004. Entonces ganó al ruso Igor Andreev en la final, y desde aquella fecha sus incursiones sobre la tierra batida no se alejaron jamás de los Masters Series y del Grand Slam de París. En los dos últimos años ha ganado 33 partidos sobre arcilla, perdiendo únicamente seis, cinco de ellos contra el español Rafael Nadal, y Estoril, es una alternativa para mejorar su juego ahora que trabaja con el español José Higueras como técnico.

Jugar en un torneo de las características del portugués, antesala del de Montecarlo la próxima semana, obliga a sacrificios como los que sufrió Federer y su rival. Una intensa lluvia apareció casi tres horas antes de lo que los partes meteorológicos indicaban y el partido transcurrió con esa señal de identidad. Federer tuvo que refugiarse bajo el paraguas en los descansos y cubrirse con toallas, para aliviarse.

Sin interrupción

El juez de silla, el francés Emmanuel Joseph, no quiso interrumpir el partido y los pisteros se afanaron en sanear la superficie con paletadas de arena. Corría prisa que el cuadro avanzase y quedasen completados los cuartos de final, porque las previsiones para los próximos días no son mejores que las de hoy. Federer cumplió, y en una hora liquidó a su rival, por tercera vez en su carrera, y sin ceder un set, como en los anteriores duelos, en Copa Davis en 2004 y en cuartos de final de Roland Garros al año siguiente, la mejor actuación del rumano en el Grand Slam.

Hanescu es un sólido jugador que participaba por tercera vez en Estoril, y cumplió, muy a su pesar, con el guión establecido, ser un eslabón más en la cadena de victorias de Federer que camina hacia la final en la que debe encontrarse con el ruso Nikolay Davydenko, segundo favorito, y reciente ganador del Masters Series de Miami.

Con una pista pesada, y que no favorecía en nada las filigranas, el suizo tuvo que jugar el punto sin su habitual maestría, a lo práctico y desperdició tres bolas de partido, pero sentenció al final con su golpe más definitivo, un saque directo, el segundo de su cuenta en el partido, pocos para él, debido a que la cancha más que de tenis y de tierra, parecía una esponja.

Portugal contra Federer

Ahora el tenis portugués tiene el duelo que deseaba. Federer se enfrentará en cuartos con una de las dos figuras locales, bien Joao Sousa, de 19 años, que viene de la fase previa, 744 del mundo, o Frederico Gil, de 23, un invitado especial, 146 esta semana, en el último partido de la jornada de hoy.

En dos encuentros disputados, Federer solo ha perdido un set esta semana, contra el belga Olivier Rochus. Su camino hacia la final parece franco porque su teórico rival en semifinales sería al ganador del encuentro entre el checo Jiri Vanek y el alemán Denis Gremelmayr. El primero venció hoy al alemán Michael Berrer, octavo favorito, por 6-3, 3-6 y 7-5, y el segundo al ruso Teimuraz Gabashvili por 7-6 y 6-1.

En el cuadro femenino, solo sufrió una baja entre las favoritas, la de la sueca Sofia Arvidsson, séptima favorita, que cayó ante la ucraniana Olga Savchuk, por 6-2 y 6-2. La rusa Maria Kirilenko, segunda cabeza de serie, discípula del holandés Eric van Harpen, superó a la checa Petra Cetkovska por 6-3 y 6-2.
Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies.
OK | Más información