Ir a versión clásica Ir a versión móvil

223 kilómetros y 4 puertos inauguran los Pirineos

  • Final en alto en La Rabassa
Defensa Central Defensa Central
La Vuelta a España llega a los Pirineos con dos etapas de alta montaña que servirán para cribar el número de candidatos al triunfo final, donde se encuentran envueltos en poco más de un minuto entre sí los tres "tenores" del ciclismo español: Alejandro Valverde, Alberto Contador y Carlos Sastre, convencidos de que la batalla en las cumbres establecerá las primeras diferencias.

Después de una semana de protagonismo de los esprinters, con cinco líderes y algún que otro susto por las caídas, la Vuelta afronta su primera cita clave en la cordillera pirenaica, con el francés Sylvain Chavanel de líder transitorio y el estadounidense Levi Leipheimer incrustado en la segunda plaza dispuesto a dejarse la piel por su compañero del Astana, Alberto Contador, el escalador por excelencia y hombre a batir.

Los Pirineos asoman con contundencia. La séptima etapa entre Barbastro y La Rabassa (Andorra) será la más larga de la presente edición con 223 kilómetros, un trayecto con final en alto y doble paso por meta, donde "la gente llegará tocada y habrá ataques", según coinciden las estrellas españolas llamadas a brillar en la montaña, en su terreno.

La etapa reina -con permiso del Angliru- será de eliminación y servirá para conocer la jerarquía de la prueba. La cima andorrana espera algún nombre ilustre en su palmarés, que se uniría a la brillante nómina de vencedores en la primera semana de carrera, con Bennati, Valverde, Boonen, Leipheimer y Bettini, los más rápidos al esprint.

Primer duelo Contador vs Sastre

Será la primera vez que midan sus fuerzas los dos últimos vencedores del Tour de Francia: Sastre y Contador. El de El Barraco está más castigado que el de Pinto, pero es un diesel con enorme carga de experiencia. El líder del Astana no ha tenido que incorporarse a la Vuelta desde la hamaca de la playa, sino que la ha preparado a conciencia, visitando los puertos claves y con ilusión en cantidades industriales porque le espera la historia con una página de oro en caso de victoria final en Madrid.

Contador, que tendrá a su lado a todo el Astana, el equipo más potente de la Vuelta, con Leipheimer como segunda baza, vaticinó "una etapa de marcaje en la que mi equipo actuará al contraataque", y señaló a la segunda etapa pirenaica con final en Pla de Beret como "más dura con La Bonaigua y el Cantó".

Sastre, ya liberado de la rumorología en torno a su futuro tras el anuncio de su marcha al Cervelo, habló de "una etapa de verdad, sin descansos, con constantes subidas y bajadas, como nos gusta a los escaladores para abrir diferencias".

Valverde llega en el podio

Sin embargo el primer español de la general y el único que ha sido capaz de sacar tiempo a sus rivales en las llanuras andaluzas y manchegas ha sido Alejandro Valverde. El campeón de España llega "con los objetivos cumplidos y la idea de seguir luchando por etapas". Lleva una temporada cargada, con una buena cosecha de 12 victorias. Su cuerpo le dirá qué hay detrás de los Pirineos.

"Las dos etapas de Pirineos serán muy complicadas. La primera es muy larga y habrá que guardar fuerzas para el final porque seguro que habrá ataques y alguno de los líderes puede flaquear", explicó Valverde en la jornada de descanso.

Igor Antón y Gesink, los tapados

El examen pirenaico se hará extensible al vasco Igor Antón (Euskaltel), el conquistador de Calar Alto en 2006, un escalador de postín que busca una etapa. Podría aprovecharse del marcaje de los favoritos, "si me dan libertad". Y se espera mucho del holandés Robert Gesink, el joven de 22 años que fue líder de la París Niza tras un excelente ascenso al Mont Ventoux.

La Vuelta promete espectáculo. Hay terreno y figuras, y la general está apretada. Chavanel rodará cerca de su país vestido de oro, con 10 segundos de adelanto sobre Leipheimer y 26 respecto a Valverde. Contador y Sastre son cuarto y quinto a 57 segundos y 1.37 minutos, respectivamente.

Recorrido

La etapa de hoy incluye en su recorrido cuatro puertos. Para empezar, el Alto de Montllobar (2a), luego el Collado de Faidella (3a) y para finalizar doble ración en La Rabassa. Un primer paso de 12,9 kilómetros de ascenso con una pendiente media del 6,9 por ciento y el definitivo hasta la cumbre de la estación invernal con 16,4 kms de subida. Un final inédito que espera el nombre de algún ilustre del pelotón.

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies.
OK | Más información