Ir a versión clásica Ir a versión móvil

España sueña ante Rusia en la Copa Federación

EFE EFE
Una generación de jugadoras distante del relumbrón que antaño despidieron Arantxa Sánchez Vicario y Conchita Martínez afronta este fin de semana la conquista de una nueva Copa Federación para España, que aliente los nuevos vientos que soplan en el tenis femenino. A pesar de la distancia que aleja a las raquetas española de los momentos de enjundia de los grandes torneos del circuito, el conjunto que capitanea Miguel Margets se asoma al éxito en la Copa Federación, la competición por equipos más importante de la temporada. Es la Copa Davis del tenis de mujeres.

Anabel Medina, Nuria Llagostera, Carla Suárez y la veterana Virginia Ruano, que representa el trasvase generacional, juegan contra la principal factoría tenística femenina del mundo: Rusia. El equipo que lidera Shamil Tarpischev acapara la cima del circuito femenino, copa la relación de éxitos de los torneos de las últimas temporadas y proyecta cada año puñados de talentos dispuestos a ejercer el dominio en cada competición.

El historial ruso se reduce a tres Copas Federación. Dos menos que España. Pero la terna de trofeos fue adquirida en los cuatro últimos años. En ninguna coincidió el cuarteto elegido por el capitán.

España, sin embargo, obtuvo su último trofeo hace diez años, en 1998, cuando Arantxa y Conchita asaltaron Ginebra, cuando Martina Hingis era la reina del circuito. Y no está en una final desde el 2002, cuando la catalana y la aragonesa daban sus últimos coletazos en el mundo del tenis y cayeron en Gran Canaria frente a Eslovaquia.

Rusia está en Madrid sin gran parte de sus raquetas más mediáticas. Maria Sharapova continúa lesionada. Elena Dementieva, campeona olímpica, Dinara Safina, una de las rusas más en forma del momento, semifinalista en el Abierto de Estados Unidos y plata en Pekín 2008 o Anna Chakvetadze han acudido a la cita.

Shamil Tarpischev ha convocado a dos "top ten", Svetlana Kuznetsova, cuarta y Vera Zvonareva, bronce olímpico y novena del mundo, y a dos que pretenden serlo: Elena Vesnina y Ekaterina Makarova

España ha perdido cuatro de los cinco enfrentamientos que ha jugado contra Rusia a lo largo de la historia de la Copa Federación. La referencia más válida fue la del año pasado. En primera ronda. Sólo Kuznetsova y Vesnina permanecen de aquél duelo de Moscú que las locales se adjudicaron por 5-0. Anabel Medina, la española que actualmente más se aproxima a las alturas del ránking, es la 26 y Nuria Llagostera, formaron también parte del protagonismo de aquella cita.

La sexta corona de la Copa Federación, tras las obtenidas en 1991, 1993, 1994, 1995 y 1998, fruto de las once finales disputadas, la busca España en Madrid, sobre la tierra batida de la pista central erigida en el Club de Campo, en la primera gran cita tenística que la ciudad va a acoger. Después vendrá la semifinal de la Copa Davis.

Marrero y Santos ganan en dobles y Riba y Burzi, a la final en individuales

La pareja española formada por David Marrero y Pablo Santos se han hecho con el título en dobles de la Copa Sevilla de Tenis, mientras que Pere Riba y Enrico Burzi jugarán mañana la gran final en individuales.

Los tenistas Marrero y Santos han conseguido batir al tándem formado por los brasileños Rogerio Dutra Silva y Flavio Saretta (2-6, 6-2 y 10-8), que no fueron capaces de resistir el buen juego desarrollado por las raquetas nacionales.

La iniciativa y seguridad mostradas en el campo durante las dos mangas, la intensidad de su juego y la fuerza de sus saques, elevaron a la pareja ganadora al primer puesto de la categoría en la Copa Sevilla.

En individuales Pere Riba, 193 en la clasificación de la ATP, logró batir a Marc Fornell (7-5 y 6-3) en un asfixiante partido en el que el calor no causó estrago en ninguno de los jugadores y en el que ambos lucharon hasta el último punto por hacerse un hueco en la gran cita de mañana.

Durante la primera manga del partido, se pudo ver a un Fornell, 292 del mundo, que arañaba con consistencia puntos en el marcador, pero a medida que avanzaba el juego su nerviosismo iba en aumento, o por lo que Riba aprovechó para "anestesiarle" y sacar un set muy igualado hasta el final.

La segunda manga estuvo dominada claramente por un Pere Riba que utilizó su particular saque para asegurarse el pase a la final, en la que se las tendrá que ver con el italiano Enrico Burzi, que volvió a sorprender y venció a su compatriota Marco Crugnola (5-7, 6-1 y 7-5).

Burzi, 377 en la clasificación de la ATP, ha sido la gran revelación de este torneo al proceder de la fase previa y jugar la gran final como "lucky loser".
Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies.
OK | Más información