Ir a versión clásica Ir a versión móvil

Zvonareva ensombrece las aspiraciones de España en la Copa Federación

EFE EFE
Vera Zvonareva, novena del mundo y bronce olímpico en Pekín 2008, tardó hora y media en encarrilar para Rusia la permanencia en el reinado de la Copa Federación, tras batir a la española Anabel Medina (6-3 y 6-4), sobre el papel la baza más fiable para los puntos individuales de la final.

La raqueta moscovita de veinticuatro años disfruta de un gran momento. Sucedió en los Juegos Olímpicos y en el trayecto que le acompaña a lo largo del ejercicio, en el que ha logrado instalarse entre las diez mejores del circuito. La frecuencia con la que ha visitado finales este año, aunque sólo le hayan supuesto el título en Praga, han terminado por dar madurez a su carrera.

No concedió opción alguna a Anabel Medina, la tenista más solvente de España que, sin embargo, agota esfuerzos a lo largo del curso para sobrevivir entre las treinta primeras del circuito. Pero distante del nivel de las raquetas de la cima.

"La cosa está peor que al principio, no cabe duda, pero la eliminatoria es larga y todavía hay margen de maniobra y para reaccionar. Yo sigo confiando en nuestras posibilidades y espero que Carla Suárez sea capaz de equilibrar la final", dijo el capitán español Miguel Margets tras el partido.

Fue un querer y no poder de la española, que tardó en asentarse en el partido. Para entonces, ya era víctima del arranque arrollador de Zvonareva, que se situó con 3-0. Tuvo una buena mejoría Medina, que ganó los dos siguientes y, saque en mano, dispuso de dos opciones para equilibrar el duelo.

En esas situaciones fue donde la rusa estuvo mejor. En los momentos clave. Ganó cinco puntos seguidos y encarriló definitivamente el set, que se adjudicó por 6-3.

Zvonareva aprovechó el golpe moral que supuso para la valenciana la pérdida de la manga y se predispuso para completar su trabajo con rotundidad. Se situó 2-0 en el segundo. Fue entonces cuando asomó la mejor Anabel Medina. Respondió bien a los ataques de su rival y se mantuvo en la pista. La opción de la remontada llegó cuando la española cerró el sexto juego para adquirir una ventaja de 4-2.

No aprovechó la situación. La tenista rusa ofreció una respuesta contundente. Fiel reflejo de la escuela de su país, la principal factoría del tenis femenino, se apuntó cuatro juegos seguidos. Lo suficiente para completar el partido y proporcionar a Rusia el primer punto de la final.

Carla Suárez, segunda baza de españa para los choques individuales, tiene la responsabilidad del segundo duelo. Jugará ante la cuarta jugadora del mundo, Svetlana Kuznetsova. España puede situarse ante el abismo. O soñar con sobrevivir.
Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies.
OK | Más información