Ir a versión clásica Ir a versión móvil

España se queda sin medallas en los tándems

  • PARALÍMPICOS 2008-CICLISMO
Redacción Defensa Central Redacción Defensa Central
La selección paralímpica española de ciclismo cerró hoy su participación en Pekín 2008 con un octavo y un noveno puesto en la final masculina de fondo en ruta B&VI, reservada para corredores con minusvalías visuales, y otro séptimo puesto en la misma prueba, pero en categoría femenina.

La prueba masculina, en la que Christian Venge, guiado por David Llauradó, fue octavo, mientras que Francisco González, conducido por Juan Francisco Suárez, acabó noveno, estuvo mediatizada por una tempranera escapada que aprovechó la falta de entendimiento del pelotón para abrir un hueco irreparable.

Los fugados, el francés Olivier Donval, conducido por John Saccomandi, el finlandés Jarmo Ollanketo, guiado por Marko Tormanen, y el polaco Andrzej Zajac, acompañado por Dariusz Flak, comenzaron a acumular unos segundos que en la tercera de las ocho vueltas que los veintidós dúos participantes dieron al circuito de Changping (completaron un total de 96.8 kilómetros) se habían convertido ya en dos minutos.

Lejos de decrecer, la ventaja de los fugados, que se relevaron a la perfección, siguió en aumento con relación a un pelotón en el que los españoles González y Suárez trabajaron durante la primera mitad de la carrera, mientras que Venge y Llauradó, oro en la contrarreloj en carretera y plata en la persecución en pista, se dejaron ver rebasado el ecuador. Sin embargo, no fue suficiente para recortar diferencias y los escapados se jugaron la victoria en el último kilómetro, en el que el dúo polaco obtuvo unos metros que ni finlandeses, plata, ni franceses, bronce, pudieron remontar.

ANA LÓPEZ TERMINÓ SÉPTIMA

Algo similar ocurrió en la prueba femenina, en la que española Ana López, guiada por Marina Girona, concluyó en séptima posición. La bielorrusa Iryna Fiadotava, conducida por Alena Drazdova, puso tierra de por medio en la segunda de las seis vueltas que debieron completar las diez parejas participantes (72,6 kilómetros en total) sin que el pelotón pudiera evitarlo.

La plata se la adjudicó la estadounidense Larissa Whitsell, acompañada por Mackenzie Woodring, que saltó en la tercera vuelta, mientras que el bronce se lo colgó la canadiense Genevieve Ouellet, guiada por Mathilde Hupin, que se impuso en el sprint del grupo, en el que se encontraba el dúo español.

La pruebas, disputadas en el precioso marco del conocido como "embalse de las tumbas Ming", y que fuera la sede del triatlón en los pasados Juegos Olímpicos, estuvieron, sin embargo, fatalmente organizadas toda vez que los corredores de ambas pruebas coincidieron durante el recorrido, circunstancia que generó mucha confusión entre el público y los medios de comunicación, que, al igual que en las dos jornadas anteriores, no dispusieron de imágenes ni de apenas información.
Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies.
OK | Más información