Ir a versión clásica Ir a versión móvil

Un Ciudad plagado de bajas quiere demostrar que sigue siendo el mejor

EFE EFE
El Balonmano Ciudad Real llega en cuadro a Veszprem (Hungría) para disputar la Supercopa de Europa, segundo titulo oficial de la temporada que los manchegos ganaron en 2005 y 2006, por las lesiones de Entrerríos, Jerome Fernández y Uríos, además de la sanción de dos partidos que pesa sobre Zorman.

Dujshebaev tendrá que constatar el estado del lateral esloveno Ales Pajovic, casi restablecido ya de una rotura muscular en la cara interna del codo derecho, y del central palentino Chema Rodríguez, que sale de una fractura del tendón de Aquiles de su pierna derecha.

"Si no están bien al cien por cien no jugarán, ya que lo importante es la salud de los jugadores. Mientras estemos seis y un portero podemos jugar un partido y que a nadie le quede la más mínima duda de que pese a esto vamos a dar la cara", aseguró Dujshebaev.

Para la Supercopa el Ciudad Real tiene disponibles a los porteros Hombrados y Sterbik; los extremos Kallman, Davis, García Parrondo y Abalo; los pivotes Dinart y Laen; el central Chema Rodríguez y los laterales Rutenka, Viran Morros, Stefansson, Metlicic y Pajovic.

"Los que estén tendrán que multiplicarse y hacer un esfuerzo mayor. Por eso sigo apostando por mi equipo, ya que anímicamente estamos mucho mejor tras perder en Valladolid. Pero hay que levantarse, demostrar que queremos ser grandes y mejorar para no cometer errores. Como nada es imposible vamos a ganar y a dar la cara hasta el pitido final ya que queremos el titulo", añadió.

El rival

Sobre el rival de hoy, Dujshebaev señaló que, al margen del entrenador, ha cambiado poco en relación a la temporada pasada y tiene un gran portero como Omeyer, buenos laterales como Karabatic, que está lesionado, Andersson, Jicha y Zeitz, que no jugará por sanción.

El entrenador del Ciudad Real, que cree que los alemanes "querrán tomarse la revancha de la temporada pasada" ya que les ganaron la Copa de Europa, destacó también que el Kiel tiene extremos rápidos como Kavticnik, Klein o Lundström y otros grandes jugadores como el central Stefan Lövgren y el pivote Marcus Ahlm.

"Esperemos que las variantes que hemos ensayado nos den resultado. Mejorando ciertos aspectos, las cosas cambiarán bastante en la pista, ya que practican un balonmano excepcional, con mucha rapidez. Todos sus jugadores defienden, atacan y contraatacan", concluyó.

Todos los partidos de la Supercopa se jugarán en el Veszprem Arena, con una capacidad superior a los 6.000 espectadores. Tras las semifinales, el domingo 21 a las 13.00 horas, se jugará el partido por el tercer puesto y a continuación, las 15.00 horas, la final.
Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies.
OK | Más información