Ir a versión clásica Ir a versión móvil

Contador ya forma parte del pálmares de la Vuelta

EFE EFE
Alberto Contador paseó su recién estrenada leyenda por las calles de Madrid como vencedor de la Vuelta 2008 y primer español que ha inscrito su nombre en los tres monumentos mundiales por etapas, al termino de la última etapa de la 63 edición que tuvo como vencedor al danés Matti Breschel (CSC), tras cubrir 102 kilómetros entre San Sebastián de los Reyes y el Paseo del Prado de la capital.

El danés Matti Breschel, del CSC, amenizó la tradicional jornada de paseo y fiesta en honor del más fuerte y poderoso a lo largo de las 21 etapas de competición. Se impuso al esprint en la prestigiosa meta de Madrid por delante del bielorruso Alexandre Usov (Ag2r) y del italiano Davide Bigano (Quick Step), todos con un tiempo de 2h.44.37. Una llegada que tuvo caída previa, sin graves consecuencias, aunque los jueces picaron tiempo a Contador y Leipheimer, entre otros.

Contador, ganador del Tour 2007 y del Giro y Vuelta en 2008, cumplirá 26 años el Día de la Constitución (6 de diciembre). Antes, se abrió paso en la historia del ciclismo, pues nada más cruzar la meta se convirtió en el quinto corredor del selecto "club de las tres", compartido con nombres legendarios. Nada menos que Jacques Anquetil, Bernard Hinault, Eddy Merckx y Felice Gimondi.

Otro éxito para Contador, en el año mágico del ciclismo español, que espera seguir sacando más oro en el inminente Mundial de Varese, adonde acudirá de gregario. Y sin que se le caigan los anillos. El de Pinto, profesional desde 2003, escuchó el himno español acompañado en el podio por su compañero Levi Leipheimer, segundo, y de Carlos Sastre (CSC), el vencedor del Tour, un corredor fijo en el cajón de las grandes citas, míster regularidad.

La etapa

La etapa rindió homenaje al jefe de la Vuelta, al mejor, al hombre llamado a marcar una época, aunque este objetivo no le preocupa mucho. Escalador de lujo y gran contrarrelojista, el futuro se abre a sus pies. Un futuro que pasa por volver al Tour e imponer su ley. Será la referencia del pelotón, el ciclista a marcar en espera de que maduren rivales como Andy Schleck, Robert Gesink o Roman Kreiziger. La sombra de Armstrong no parece inquietar, no debe, al actual jefe de filas del Astana.

Hasta el tiempo se confabuló con Contador para que clavara la bandera victoriosa en Cibeles. Amaneció con lluvia, pero luego el sol se unió a la fiesta. La diosa de la fecundidad de la tierra lanzó un guiño al campeón. Otro escenario de celebraciones, la Plaza de Colón, también se estremeció con el maillot oro, como tres meses antes lo hizo con una camiseta roja. Un paseo monumental para el líder del pelotón, que llegó a la última meta con 131 unidades. El farolillo rojo, curiosamente, un compañero de Contador, el kazako Dimitri Muravyev.

El cuadro de honor se completó con el belga Greg Van Avermaet (Silence), vencedor de la regularidad; el francés David Moncoutié (Cofidis), rey de la montaña, el Caisse D"Epargne, el mejor equipo y...Alberto Contador jersey de la combinada.

Resumen Vuelta

La 63 edición de la Vuelta cosechó 7 victorias españolas de etapa, y un total de 6 españoles acabaron su concurso en el top ten. Aparte de Contador y Sastre, Ezequiel Mosquera, el gran animador, fue cuarto, Alejandro Valverde, enorme en el tramo final, quinto, "Purito" Rodríguez se lució desde la sexta plaza y Egoi Martínez, que fue líder cuatro días, cerró la Vuelta noveno.

La ronda española, que tendrá acento francés el año que viene por la entrada de ASO (organizado del Tour) como accionista (49 por ciento) tuvo una primera semana con nombres ilustres en los triunfos de etapa: Valverde, Boonen, Bettini y un baile con cambios continuos de líder.

La segunda no marcó las diferencias esperadas en los Pirineos, donde Contador avisó pero no golpeó. Fue en Asturias cuando el madrileño pegó el tiro de gracia a la Vuelta, concretamente en el Angliru, donde impartió una clase magistral en insoportables pendientes. El tercer capítulo hasta Madrid bajó la intensidad hasta la cronoescalada de Navacerrada, donde se definió la foto final del podio.

El anuncio del regreso a la competición del estadounidense Lance Armstrong convulsionó durante un par de días a una Vuelta que no tuvo noticias de la lacra que ha dejado a este deporte maltrecho: el dopaje. De momento, tranquilidad en este asunto. Y a tocar madera.
Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies.
OK | Más información