Ir a versión clásica Ir a versión móvil

Federer disputará la final ante Davydenko

  • El suizo parte como favorito
EFE - Portugal EFE - Portugal
El suizo Roger Federer buscará, mañana, domingo, acabar con una sequía histórica en su palmarés tras alcanzar hoy la final de Estoril, el primer torneo de tierra batida de su calendario, donde se medirá contra el ruso Nikolay Davydenko.

Necesitado de títulos este año y también de confianza, Federer sufrió para vencer al alemán Denis Gremelmayr, un modesto jugador situado en el puesto 104 del mundo, por 2-6, 7-5 y 6-1 en una hora y 32 minutos. El helvético se vio perdido en algunos momentos del partido, pero su servicio, con 10 directos en su cuenta, le hizo salvar la situación para colocarse en su primera final del año, y la primera después de la de la Copa Masters de Shanghai, cuando derrotó al español David Ferrer.

Su rival será un viejo conocido, Davydenko, quinto jugador del mundo, que viene de ganar su segundo Masters Series en Miami al vencer al español Rafael Nadal y que liquidó al francés Florent Serra, por 6-2 y 6-2, en una hora y 11 minutos.

Once veces se han enfrentado Federer y Davydenko y en todas ellas el jugador de origen ucraniano ha salido derrotado, ganando únicamente cuatro sets. En tierra han cruzado sus raquetas en dos ocasiones, Hamburgo 2005 y Roland Garros 2007 y Roger no cedió ni una sola manga, aunque los dos encuentros fueron calificados por el helvético de complicados.

Federer vuelve a una final sobre tierra batida y lo hace en busca del torneo 54 de su carrera. Han pasado casi 11 meses desde que en la del Masters Series de Hamburgo el suizo logró el título en una ocasión soñada, derrotando al español Rafael Nadal, a quien cortó entonces una racha de 81 victorias y reanimando su sueño de ganar por fin Roland Garros.

Gremelmayr, que masacró al suizo con sus dejadas en los dos primeros sets, pudo aguar estos buenos recuerdos de Federer de haber mostrado mayor consistencia en el segundo set cuando tras remontar un 5-2 se situó con un amenazante 5-5. "Ahí sentí la presión, es lógico cuando te enfrentas al número uno", dijo el alemán que había caído en el único duelo precedente entre ambos hace tres años en el torneo de Bangkok, y que en toda su carrera sólo ha sido capaz de ganar a un jugador situado entre los diez primeros del mundo, el argentino Guillermo Coria, hace dos años en Munich.

Un gran servicio

El servicio de Federer salvó la situación, destrozando en los dos primeros juegos del tercer set la frágil moral del teutón, que encajó un parcial de 5-0 en esta manga, ganando únicamente cuatro puntos.

Hubiera sido muy duro para el helvético perder este partido. En Estoril, un modesto torneo antesala del Masters Series de Montecarlo se juega mucho. Y encajar la que hubiera sido su cuarta derrota esta temporada (Abierto de Australia ante Novak Djokovic, Indian Wells ante Mardy Fish, y Miami contra Andy Roddick) probablemente hubiera pesado demasiado en su mente.

Davydenko admitió que contra el francés Marc Gicquel en cuartos había notado el cansancio, la presión y también que necesita un descanso. Por esta razón quizás apretó el acelerador al máximo hoy para lograr su segunda final consecutiva en el circuito este año.

Ganador del título aquí en 2003 (ante el argentino Agustín Calleri) y finalista en 2006 (ante el también argentino David Nalbandian), Davydenko tiene tomada la medida a la pista central de Valle do Jamor. Hoy con el triunfo ante Serra, amplió su racha de victorias a 24 (sólo cinco derrotas este año), convirtiéndose en el jugador con mayor número de ellas en lo que va de temporada.

Serra, 101 del mundo, que había ganado el encuentro previo entre ambos en Amersfoot, también sobre tierra, y el pasado año, apenas pudo mostrar oposición y cedió su saque en cinco ocasiones, demasiadas para un rival como el ruso.
Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies.
OK | Más información