Ir a versión clásica Ir a versión móvil

Alonso no cambia el reloj

  • No le gusta Singapur: "Aquí no se puede adelantar"
EFE EFE
El piloto español Fernando Alonso (Renault) comentó que la clave para estar en perfectas condiciones durante el Gran Premio de Singapur, el primero que se disputa en horario nocturno, es no cambiar la hora del reloj y hacer vida como si estuviera en España. "Lo que hay que hacer es no cambiar la hora. Me levanto a las ocho de la mañana de España, aunque aquí son las dos de la tarde. Desayuno, como y ceno como si estuviera en España, aunque aquí desayuno a las dos de la tarde, almuerzo a las siete o las ocho de la tarde y ceno a las tres de la mañana, antes de irme a dormir", explicó el bicampeón mundial español.

"Ayer me fui del circuito a las once de la noche, pero hoy creo que me marcharé más tarde porque creo que hay partida de cartas. Después, entre la una y la hora de acostarme, tengo series de televisión grabadas para ver en el ordenador; he traído muchas para matar el tiempo. Dormirse antes de las tres o las cuatro no es lo mejor", señaló.

Al explicar cómo ha preparado una carrera nueva para todos, Alonso dijo: "El equipo me envió un mapa del circuito con las marchas que ellos creen que vamos a utilizar en las curvas. También me mandaron unos "links" (enlaces) de "Youtube" para ver algunos vídeos que había en internet. La preparación de la carrera ha sido un poco escasa".

Al describir el trazado, que de momento sólo conoce de un paseo a pie el miércoles por la noche, el español dijo: "Es un trazado tipo Mónaco. Después de la vuelta que di ayer a pie por la noche la impresión es que no creo que sea mucho más rápido que el de Mónaco. Veremos la velocidad media que se hace. Es un circuito con curvas muy lentas, de 90 grados, a las que se llega después de rectas muy anchas. Hay dos o tres curvas que pueden ser peligrosas y que pueden ser una trampa para la carrera".

Entre esas curvas destacó la variante de la curva 10, que preocupa a los pilotos por la altura de los bordillos: "Parece ser que si te sales de la trayectoria en ese punto y pisas los bordillos más de la cuenta puedes dañar el chasis por debajo. En ese caso tendríamos que coger el coche de reserva, y si éste se daña ya no hay más coches".

"Esa quizás sea la máxima preocupación de los equipos ahora mismo. Pero encontrar una solución de una noche para otra no es factible", dijo Alonso, quien preciso que esa "chicane" "puede ser un problema o no serlo". "A pie parece que los bordillos son muy altos, pero luego, con el coche, a lo mejor no lo son tanto", dijo.

Sobre la iluminación del trazado, Alonso dijo: "Es difícil apreciarlo a pie, porque cuando vas a doscientos y pico por hora todo se estrecha y parece más oscuro. En la carrera nocturna (del Mundial) de motos (en Qatar) tuvieron algunos problemas con las sombras, y eso es otro aspecto que tendremos que ver". Alonso cree que, al igual que en Mónaco, en el circuito urbano de Singapur no hay puntos de adelantamiento: "En Valencia había al menos un punto, pero aquí yo no veo ninguno. El que salga primero tendrá muchas opciones de ganar".

El español no quiso hacer vaticinios sobre lo que puede suceder en Singapur porque carece de referencias: "Veremos. Igual sale bien o igual sale muy mal... No tenemos idea alguna de cómo podremos hacerlo. Lo que creo es que nuestra lucha estará centrada de nuevo en los Toyota, en tratar de batirles y coger algún más punto que ellos. No tenemos ninguna referencia pero somos optimistas".
Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies.
OK | Más información