Ir a versión clásica Ir a versión móvil

Rossi mantuvo su línea, Di Meglio lo fue y Simoncelli tendrá que esperar

EFE EFE
El italiano Valentino Rossi, a pesar de proclamarse campeón del mundo de MotoGP en Japón, demostró en Australia el porqué de su condición con una excepcional carrera, la misma que protagonizó Mike di Meglio para lograr el cetro de 125 c.c. y en tanto en cuanto el italiano Marco Simoncelli deberá esperar para serlo en los 250 c.c.

Rossi no estuvo demasiado afortunado a lo largo de los entrenamientos, en los que sufrió una fuerte caída pero cual "Ave Fénix" supo resurgir de sus cenizas y buscar el revulsivo apropiado para luchar por estar lo más arriba posible en un comportamiento solo reservado a los grandes campeones.

El australiano Casey Stoner congració a los miles de aficionados que presenciaron las carreras en Phillip Island con una clara victoria, pero el espectáculo estaba por detrás, en la gran remontada protagonizada por Rossi para llegar desde la duodécima posición que ocupó en la parrilla de salida hasta la segunda.

Ese tipo de reacciones sólo están al alcance de los grandes campeones y Rossi volvió a demostrar que lo es, mientras Daniel Pedrosa no pudo estar esta vez a la altura de las circunstancias al caerse en la vuelta inicial, dejando la representación española en manos de Jorge Lorenzo, que logró una cuarta plaza que le supo a muy poco al de Mallorca.

Tanto el italiano Marco Simoncelli como el francés Mike Di Meglio necesitaban ganar en sus respectivas cilindradas pero también que sus rivales protagonizasen determinados resultados para que pudiesen lograr matemáticamente el título mundial. Esa situación sólo se produjo al cincuenta por ciento.

En el caso de Marco Simoncelli, además de lograr la victoria, necesitaba un serio varapalo de su máximo rival, el español Alvaro Bautista, quien tenía que acabar por detrás de la novena posición, pero el de Talavera de la Reina luchó hasta la bajada de la bandera de cuadros por la victoria.

Simoncelli y Bautista protagonizaron una espectacular carrera disputada de poder a poder y con opciones de victoria para cualquiera de ellos.

La primera plaza de Simoncelli y la segunda de Bautista, con Mika Kallio acompañándoles, dejó en el aire al campeón de 2008 en los 250 c.c. por lo menos hasta dentro de quince días en Sepang (Malasia).

Eso no sucedió en los 125 c.c., cilindrada en la que se produjeron los acontecimiento necesarios para que el líder, el francés Mike di Meglio, se proclamase campeón del mundo.

Di Meglio realizó una carrera impecable y se adjudicó su cuarta victoria de la temporada, mientras que su máximo rival por el título, el italiano Simone Corsi, debía quedar entre los cinco primeros para retardar el título de su rival, pero al final acabó octavo y sus opciones matemáticas al título desaparecieron definitivamente. EFE

JLL/jag
Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies.
OK | Más información