Ir a versión clásica Ir a versión móvil

¡Que llueva, que llueva!

  • Renault vuelve a encomendarse a la lluvia de cara al GP de Japón en Fuji
Defensa Central - Madrid Defensa Central - Madrid

Otra vez la lluvia amenaza un Gran Premio esta temporada, la tónica habitual del Mundial 2008 pasado por agua. Y en Renault se frotan las manos ante la que se avecina. La temporada pasada, donde el R27 fue un carro de polos aún peor que el R28 de esta campaña, Kovalainen consiguió acabar segundo en Fuji, donde se celebra el GP de Japón de este fin de semana, tras una carrera infernal marcada por el fortísimo aguacero caído sobre el circuito y que provocó que 20 vueltas se dieran detrás del coche de seguridad.

Ese Gran Premio lo ganó Lewis Hamilton con su McLaren y el Mundial parecía destinado a él, mientras que Fernando Alonso, perjudicado por un monoplaza ingobernable y por las clarísimas preferencias del equipo para favorecer a su compatriota a la hora de la estrategia, acabó estrellando su coche contra las protecciones en un accidente muy aparatoso provocado por el acquaplanning.

Para este fin de semana hay altas probabilidades de lluvia para las dos sesiones de entrenamientos la del viernes y la del sábado, y los meteorólogos avisan de que el domingo la carrera debería disputarse en seco, aunque las repentinas tormentas que suelen formarse en la prefectura de Shizuoka, donde se encuentra el circuito del Monte Fuji, han hecho sonreír a Bob Bell, director técnico de Renault. "La lluvia en esta zona del mundo es algo más que probable y eso puede jugar en nuestra ventaja".
Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies.
OK | Más información