Ir a versión clásica Ir a versión móvil

Rusia, primer rival serio de España

Alejandro Alcazar Alejandro Alcazar
Ahora sí. Empieza el verdadero Mundial para la selección española, que se mide a uno de los rivales más serios del campeonato: Rusia (17:30 h., Eurosport). Un contrario docto tácticamente y potente individualmente, al que su pareja de brasileños Cirilo y Pula ofrecen ese plus de improvisación que le venía faltando al juego de los rusos.

La historia del fútbol sala está salpicada de grandes enfrentamientos entre españoles y rusos. La última, en la Eurocopa de Oporto de hae un año ya con Venancio López en el banquillo. Ganaron los nuestros por un contundente y convincente 4-1. En Mundiales nos hemos cruzado en dos ocasiones, y en las dos el equilibrio fue total: 7-7 en Hong Kong con un Eremenko emergente autor de cinco de los siete goles; y 3-2 en semifinales de Guatemala, en la que ganamos a pocos segundos del final producto de una jugada de estrategia al borde del área.

Cirilo, un pívot de los de verdad

Hoy será otra historia. Es el primer partido del Grupo E de la segunda fase, en el que están Argentina y Paraguay. Rusos y españoles son favoritos a copar los dos puestos que dan acceso a semifinales, aunque quien gane hoy tendrá mucho camino recorrido para alcanzar el antepenúltimo objetivo.

Rusia ha tenido una primera fase de campeonato plácida, tanto que se está dando demasiada importancia a los 12 goles que lleva Pula, producto de los 32 que le metió Rusia a Islas Solomon, cuando en realidad al que se debe vigilar de cerca es al otro brasileño, a Cirilo (ahora Sirilo). Un pívot de los de verdad, contundente, con demoledora pegada aunque físicamente tiene poco recorrido. Pero, además, los pupilos de Ivanov tienen nativos de gran categoría, como Khamadiev o Maevskiy.

Consistencia defensiva

España, por su parte, no ha acabado de arrancar salvo cumplir con las premisas defensivas que, a la postre, ha sido la base de sus éxitos en los dos últimos Mundiales. Encajó tres goles en su debut ante Irán, pero libios, checos y uruguayos fueron incapaces de romper otra vez la telaraña defensiva de los nuestros.

Hoy tienen la oportunidad de subirse a los lomos de este Mundial con un triunfo ante un equipo que juega y deja jugar, ante un rival de su misma alcurnia. Será un partido tenso en el que no se permiten errores, porque esa será la vía a la que se agarrará al final el que se lleve el gato al agua.














Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies.
OK | Más información