Ir a versión clásica Ir a versión móvil

Brasil sólo pudo superar a Irán por la mínima (1-0)

EFE - Brasil EFE - Brasil
Un solitario gol de Schumacher a los dos minutos y medio de juego permitió a la selección brasileña conseguir su primera victoria en la segunda fase del Mundial de Fútbol Sala, tras superar hoy con más apuros de los previstos a una ultradefensiva Irán por 1-0.

Después de haber finalizado los cuatro partidos de la primera fase del campeonato con 49 goles a favor y sólo uno en contra, Brasil tuvo muchísimos problemas para superar hoy el esquema defensivo implantado por Hosseim Shams, que salió a buscar el empate y a punto estuvo de conseguirlo.

El partido empezó de la mejor manera posible para los anfitriones, cuando Schumacher, a los dos minutos y medio, dejó atrás a un rival al controlar un balón en la izquierda del ataque y posteriormente lanzó un potente disparo desde fuera del área que acabó en las redes de la portería defendida por Nahari.

Lo que era un augurio de goleada, fue, sin embargo, la única ocasión en la que los brasileños consiguieron superar la férrea muralla iraní y la gran actuación del portero asiático a lo largo de los cuarenta minutos.

Una y otra vez se estrellaron los brasileños en la telaraña iraní durante la primera parte. La mejor muestra son los treinta disparos que realizaron los hombres de Paulo César de Oliveira en la primera mitad, aunque solamente el veterano Schumacher logró acertar.

Irán buscó la contra

Igual que hizo en su debut en el torneo ante España, Irán cedió desde el principio la iniciativa a su rival e intentó aprovechar cualquier error en la circulación del balón de Brasil para intentar sorprender al guardameta Tiago.

La "canarinha" también supo defenderse con orden, por lo que ambos conjuntos buscaron el gol en tiros desde fuera del área que siempre encontraron a unos inspirados Nahari y Tiago.

Fue Brasil quien siempre gozó de las mejores oportunidades para marcar el segundo gol del partido, pero esta vez, sus jugadores no estuvieron tan acertados ante el marco contrario.

Paulo César de Oliveira intentó con continuas rotaciones en su banquillo hallar la clave para perforar la muralla asiática, aunque esta vez ni el mejor jugador del mundo, Falcao, ni otros goleadores como Lenisio o Vinicius pudieron superar a Nazari en los primeros veinte minutos.

En la segunda mitad, el seleccionador brasileño dio entrada al corpulento Betao en punta para intentar buscar las penetraciones por las bandas a pase del pívot, pero tampoco dio resultado.

Con un dominio claro en la pista (Brasil finalizó el encuentro con un 65 por ciento de posesión), los brasileños buscaron desde fuera del área el gol de la tranquilidad, ante una Irán que apenas pudo pasar de medio campo con el balón controlado.

La incapacidad para conseguir anotar el segundo tanto empezó a impacientar a los brasileños, que cometieron en la segunda mitad errores de posicionamiento y finalización que hasta ahora no se habían visto en la primera fase.

Brasil se cargó pronto con cuatro faltas y ante el temor de una quinta que supusiera un tiro libre sin barrera (estilo penalti), se dedicó a mantener la posesión del balón en terreno iraní, ante un público enfadado con la poca efectividad de los suyos y que terminó silbando como protesta al corto marcador.

Mañana, el equipo suramericano se verá las caras en el mismo escenario ante Italia, seleccionado conformado por brasileños naturalizados, en un partido que podría suponer, en caso de victoria, su clasificación a las semifinales.



Alineaciones:

1.Brasil: Tiago; Gabriel, Schumacher, Lenísio, Marquinho -equipo inicial- Ari, Ciço, Vinícius, Betao, Falcao y Wilde. Seleccionador: Paulo César de Oliveira.

0.Irán: Nahari; Taheri, Keshavarz, Hassanzadeh, Shamsaee -equipo inicial-; Hashemzadeh, Asghari Moghadam, Tayyebi, Latifi, Masoudi y Daneshvar. Seleccionador: Hossein Shams.

Gol: 1-0, m.3: Schumacher.

Árbitro: Ivan Shabanov (Rusia), acompañado por el español Roberto García y el portugués Antonio Cardoso. Mostró la cartulina amarilla a Shamsaee (m.25) y Schumacher (m.31).

Pabellón: Gimnasio Maracanazinho de Río de Janeiro, ante 7.811 espectadores.

Incidencias: Partido de la primera jornada de la segunda fase del Mundial de Fútbol Sala, correspondiente al Grupo E.
Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies.
OK | Más información