Ir a versión clásica Ir a versión móvil

Madrid recibe a Nadal como número uno mundial

EFE - Madrid EFE - Madrid
El español Rafael Nadal inicia su esprint final del año con la participación en el Masters Series de Madrid, un paso previo a las dos importantes citas que le esperan a continuación, la Copa Masters de Shanghai y la final de la Copa Davis, con visita a Argentina incluida.

Para esta ocasión, la última que se disputa en el Telefónica Arena, Nadal contará con la mejor pléyade de rivales en su primera participación en un torneo como número uno del mundo. Este año, previo a la disputa de esta competición en la Caja Mágica en 2009, en un calendario que sitúa este torneo dos semanas antes de Roland Garros, y sobre tierra batida, el rey del tenis tendrá enfrente a la mejor participación de jugadores de la historia del torneo.



Los mejores del mundo, presentes

Efectivamente, 37 de los 38 mejores del mundo competirán en Madrid a partir de hoy, domingo, (sólo falta el croata Mario Ancic, por enfermedad) dándose cita en el penúltimo Masters Series de la temporada, previo a la cita de maestros de Shanghai.

Triunfador en 2005, en una final que perdura en su memoria contra el croata Ivan Ljubicic a cinco sets, donde acabó lesionado de gravedad, Nadal quiere rubricar en Madrid la gran temporada que lleva. Ganador de ocho torneos, campeón de Roland Garros y Wimbledon, medalla de oro olímpica en Shanghai, el de Manacor opta ahora a poner punto final a la temporada con su participación en la capital española, luego en Shanghai, y rematar la temporada en Mar del Plata, lugar designado para la final contra Argentina de la Copa Davis, competición en la que es el más joven ganador de la historia.

El reto es complicado, máxime cuando el suizo Roger Federer ha decidido retornar a la competición en Madrid, después de atisbar que quería poner un punto y aparte en la competición tras anunciar que no competía en Estocolmo y que no sabía cuando volvería a retomar la raqueta este año.

Su último torneo significó un nuevo título del Grand Slam, el Abierto de Estados Unidos, donde se resarció de los fiascos en París y Wimbledon, pero después.... nada. Solo Copa Davis, dudas y sinsabores, e incluso alternativas de dejar el circuito hasta 2009.

Un cambio de opinión de Federer deja entrever que el helvético no quiere perder comba porque sabe que no tiene muy claro su futuro ante el dominio de Nadal y el acecho contante del serbio Novak Djokovic.

Djokovic precisamente figura en la misma parte del cuadro de Nadal, con quien se vería en unos teóricos octavos de final. "Mi objetivo es ser número uno, que duda cabe, pero enfrentarse con Nadal ahora mismo y en Madrid no es el mejor escenario posible", dijo hoy durante el sorteo el ganador del Abierto de Australia.

Amenaza Nalbandian

Con Nadal y Federer en acción todo parece centrado en ellos, pero hay figuras que siempre dejan huella en Madrid y en los últimos torneos de la temporada si se echa un vistazo a las sesiones anteriores. Uno de ellos es el argentino David Nalbandian, que parece tener los recursos propios para brillar todos los años al final de la sesión.



Lo hizo en Madrid en 2007 cuando derrotó a Federer en el rockódromo, y de nuevo la semana siguiente en París cuando se impuso a Nadal en la final. Luego se dio por conforme y renunció a viajar a Shanghai en calidad de suplente cuando en realidad era el hombre en mejor forma del momento para competir en la Copa Masters. Su gran actuación esta semana en Estocolmo, en uno de los clásicos en pista cubierta de la temporada, confirma que el cordobés está a punto para la lucha y que quiere en Madrid confirmar sus posibilidades para ser uno de los ocho elegidos en Shanghai.

El protagonismo de Nalbandian es compartido ahora por Juan Martín del Potro. "Delpo", con cuatro títulos consecutivos este año, ha asumido este año la dirección de la batuta argentina, y su ánimo de competir en Madrid le ha llevado incluso a olvidarse de su lesión en las uñas que le volvió "más humano" en la final de Tokio ante el checo Thomas Berdich.

No hay que olvidar tampoco a uno de los jugadores que se motivan especialmente en Madrid, el toledano Feliciano López. Ganador en Viena en 2004, el único título que posee en su palmarés, ha vuelto esta semana a brillar en la capital austríaca. Es un referente en Madrid, donde la altitud y el público cuentan a su favor.
Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies.
OK | Más información