Ir a versión clásica Ir a versión móvil

Tony Blair favoreció a Ecclestone y la F-1

  • Ecclestone donó un millón de libras a los laboristas antes de las elecciones generales de mayo de ese año
EFE EFE
El ex primer ministro británico Tony Blair intervino personalmente para que las carreras de Fórmula Uno quedasen exentas de la prohibición de la publicidad del tabaco en todos los eventos deportivos tras reunirse con Bernie Ecclestone, reveló hoy "The Sunday Telegraph". El rotativo ha tenido acceso a unos documentos oficiales sobre ese escándalo, uno de los más sonados del Gobierno de Blair.

En otoño de 1997, es decir sólo seis meses después de la llegada de los laboristas al poder, el primer ministro británico, Tony Blair, anunció que las carreras de Fórmula Uno quedarían exentas de esa prohibición. Cinco días más tarde, el británico Ecclestone, patrón de la Fórmula Uno, hizo pública la donación de un millón de libras (casi 1,5 millones de euros) que había hecho a los laboristas antes de las elecciones generales de mayo de ese año, en las que Blair obtuvo una aplastante victoria electoral.

El Gobierno mantuvo siempre que la reunión con Ecclestone no influyó en la decisión, pero los documentos oficiales revelan que Blair ordenó a sus ministros buscar fórmulas para la exención de la Fórmula Uno inmediatamente después del encuentro, que se produjo el 16 de octubre de 1997. La versión oficial fue que se trató de una decisión conjunta con el Ministerio de Salud y que se tomó en una fecha posterior.

Sin embargo, según "The Daily Telegraph", a unas horas de la reunión, el primer ministro había ordenado a su jefe de Gabinete, Jonathan Powell, que informara a la entonces secretaria de Estado de Salud Pública, Tessa Jowell, de su decisión. Al día siguiente, Jowell fue informada por escrito de que al primer ministro le gustaría que se buscasen fórmulas para lograr la derogación permanente "para un deporte en particular, la Fórmula Uno".

"Exención permanente para la Fórmula Uno"

El 24 de octubre siguiente, Jowell propuso opciones a Blair, incluida la idea de la exención. Cinco días más tarde, el 29 de octubre, recibió una carta en la que decía: "Su opinión (la del primer ministro) sigue siendo que deberíamos buscar negociar una exención permanente para la Fórmula Uno". Después, Jowell escribió a la Unión Europea para expresar ese punto de vista, según los documentos, preparados por funcionarios que trabajaban para la entonces secretaria de Estado de Salud Pública.

Blair mantuvo que la decisión fue tomada el 5 de noviembre. Muchos han visto en aquel "affaire" el comienzo de la deriva del Nuevo Laborismo por la senda de la corrupción electoral, que culminó en la supuesta venta de títulos honoríficos a sus multimillonarios benefactores. Aquel hecho pudo haber tenido, sin embargo, repercusiones mucho más graves para el líder laborista, que prometió antes de llegar al poder una gestión "más blanca que el blanco" y se salvó sólo porque eran los primeros tiempos de un gobierno entonces extraordinariamente muy popular.
Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies.
OK | Más información