Ir a versión clásica Ir a versión móvil

¡Gracias azurri!

  • España, a la final en la prórroga más disparatada de la historia (3-2)
Loopy de Loop Loopy de Loop


España estará en la final del Mundial de Brasil para defender el título de campeones del Mundo ante los anfitriones. EL choque ante los italianos fue un corre calles de infarto, donde unos y otros golpearon a destajo. Daniel abrió el marcador, pero Foglia empató el encuentro forzando la prórroga. Un tiempo extra donde la locura se hizo presa de la pelota. Un tanto para cada lado pareció abocar irremediablemente en la tanda de penaltis, pero el goleador Foglia encontró la peor fortuna al meterse el definitivo gol en propia puerta cuando expiraba el partido. ¡Gracias azurri!

Quizá debió la megafonía del Maracanazinho de Río hacer sonar el himno de Brasil cuando la selección italiana posó erguida entonando sus acordes nacionales. Una plantilla plagada de brasileños nacionalizados era la que presentaba Nuccorini para el choque. Eran estos "italo-brasileños" los que salían más enchufados al partido. Muy presionantes y al límite del reglamento en cada acción intentaron embotellar a España en los primeros compases.

Los de Venancio López decidieron esperar atrás y ceder el control del partido esperando su oportunidad a la contra. Y 6 minutos tardaría tan sólo España en recoger su fruto: Bertoni se entretuvo atrás en la salida en combinación con el cierre y Fernandao presionó hasta robar la pelota que Daniel recogería al borde del área para batir a Feller con un duro disparo cruzado con la puntera.



Había sido justo la participación de Daniel la más puesta en duda, aquejado de unas molestias físicas, pero el jugador del Inter Movistar se repuso a tiempo para poner el partido en su sitio. Con la ventaja en el marcador, la Selección contemporizó los esfuerzos. Italia no conseguía hacer daño en ataque en estático, con un repliegue defensivo de los de Venancio cuasi perfecto. Para cuando flojeaba Kike o Marcelo aparecía Luis Amado, quien protagonizó tres paradones en dos minutos a los transalpinos Grana y Bertoni que evitaban la igualada.

Incluso tendría el jugador del Inter, Ortiz, el segundo en sus botas en una rápida transición en la que se vio solo ante Feller, pero el cierre no se decidió entre el tiro y el pase y el portero italiano evitó la ocasión. Habría incluso antes del descanso tiempo para que el colegiado cubano Antonio Álvarez nos pusiera una piedrecita en el camino cortando una contra de los españoles para amonestar incomprensiblemente a Kike. Pero Italia, ni con ayudas sería capaz.

Remontada azurra

Recuperaría Italia la agresividad de los primeros compases al comenzar la segunda mitad. Bertoni avisaría con un primer disparo que tendría que atajar Amado. Pero poco tardarían los chicos de Nuccorini en dar la campanada. Foglia, un pequeño pero aguerrido pivote, pisaba el balón entre dos contrarios para volver a repetir ante el cancerbero español y poner la igualada en el marcador. Todo un mundo por delante para que España se rehiciera y fuera a por el partido.

Y así indicaría Venancio, que lo iba a intentar todo: Fernandao en el pivote, minutos apra el escurridizo Borja y Marcelo intentando el uno contra uno en cada ocasión. Pero el gol se le iba a resistir a España. Los minutos iban pasando y cada vez se podía ver a una Italia más conformista, antítesis de los españoles que arriesgaron yéndose al ataque.

Fruto de la intensidad defensiva y las ganas arriba, además de una dudosa actuación arbitral, España se cargó de faltas enseguida hasta acabar los minutos reglamentarios al límite de las cinco faltas, mientras que Italia sólo había cometido dos, o al menos eso había sido señalado.

Una prórroga de infarto



Todo la calma que había presidido la segunda mitad se tornó en tormenta en la prórroga que los italianos habían conseguido forzar. Daniel avisaría en una contra magistralmente conducida que acabaría en un tiro rozando el palo. Daniel había marcado el camino, y un minuto después Fernandao destapaba el tarro de las esencias para aprovechar una pelota al espacio y burlar al cierre con una media vuelta y un disparo a la escuadra para enmarcar. 2-1 para los de Venancio.

Sólo cinco minutos por delante para estar en la final, en los que España intentaría que no se moviera en el marcador. El técnico transalpino iba a poner toda la carne en el asador colocando a Grana como portero-jugador buscando el tiro lejano. Y de esta guisa llegaría el sufrido empate de los italianos al filo del pitido final, con un trallazo desde 20 metros al que no llegó Amado.

Todo parecía listo para sentencia, con la igualada y los penaltis a la vuelta de la esquina. Pero el destino que tantas veces ha sonreído a los italianos tenía preparado un amargo final. Una pelota robada por Daniel a falta de 9 segundos y una rápida carrera contra el reloj; dos segundos y el pase atrás para que Foglia, aquel que había sido el mejor de los transalpinos, tropezara una primera vez con la pelota para enviarla al palo y hasta una segunda para meterse el gol más tonto de la historia de los Mundiales, en el instante en el que crono llegaba a cero. El quid de la jugada estribó en que el reloj había sido adelantado tres segundos en un mal saque de banda sin ser devuelto a los 12 que debía marcar.

Algarabía por barrios y Foglia tirado en el suelo llorando desconsolado. Tras la insistente protesta de los azzurros, y un parón de más de 10 minutos de discusiones y protestas, se jugarían dos segundos más, los dos de la vergüenza, para que España se plantara en la final donde ya espera Brasil, una vez más.

LA FICHA DEL PARTIDO

España: L. Amado; Torras, J. Rodriguez, Kike y Marcelo. También jugaron Ortiz, Fernandao, Daniel, Álvaro, Eseverri, Borja. Seleccionador: José Venancio López.

Italia: Feller; Pellegrini, Saad, Fabiano y Morgado. También jugaron Nando Grana, Nora, Bertoni, Foglia, Seco.
Seleccionador: Alessandro Nuccorini.

Goles:

1-0 Daniel (6")

1-1 Foglia (27")

2-1 Fernandao (5" prórroga)

2-2 Grana (9" prórroga)

3-2 Foglia (10" prórroga)

Campo: Gimnasio Maracanazinho de Río de Janeiro.

El colegiado Antonio Álvarez (Cuba) señaló cartulina amarilla a Kike (18") y a Javi Rodríguez (48").



Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies.
OK | Más información