Ir a versión clásica Ir a versión móvil

Bautista: "He intentado parar el ritmo, pero solo éramos tres"

EFE - Sepang EFE - Sepang
Alvaro Bautista (Aprilia) necesitaba ganar la carrera de Malasia para mantener sus aspiraciones al título mundial, pero también evitar que marco Simoncelli acabase entre los tres primeros, razón por la cual reconoció que había "intentado parar el ritmo, pero sólo éramos tres".

"He intentado parar el ritmo de carrera para favorecer la llegada de otros pilotos, pero sólo éramos tres en cabeza y al ver que ningún otro piloto se acercaba he decidido poner yo el ritmo, tirar fuerte y al menos tratar de ganar la carrera", explicó el piloto de Talavera de la Reina. "La carrera de hoy ha sido muy dura por el calor y aunque he salido un poco mal, pronto me he colocado en el grupo de cabeza, por lo que en línea generales pienso que hemos hecho una gran prueba estando delante en todo momento", aseguró.

Bautista no se lamentó de lo sucedido y explicó que "el principio de temporada no salió como esperábamos, y después de algunos problemas siempre nos ha tocado ir remontando, esa ha sido la tónica general del campeonato". "La segunda posición no está mal, pero no era ése el objetivo que teníamos a principio de temporada, aunque en cualquier caso, la semana que viene en Valencia trataremos de dar otra alegría a nuestra afición", sentenció Bautista.

"Estoy súper contento"

Tras una gran actuación, aunque al final fuese quinto tras liderar las dos primeras vueltas de carrera, Aleix Espargaró aseguró: "Estoy súper contento. Durante las dos primeras vueltas pensaba que aún me encontraba en el hotel durmiendo, porque no veía a nadie delante de mí y era un sueño". "Creo que la última vez que me pasó esto fue en el año 2004, en el CEV, cuando aún era un niño, y me he emocionado", reconoció el mayor de los Espargaró, para añadir que había "tirado a tope porque he visto que no era cosa de una curva ni de dos, así que he luchado con todos los pilotos que me han ido pasando".

"He respetado mucho a Bautista porque quería que fuera él quien consiguiera el título, pero no ha podido ser y, al margen de eso, he peleado con todos los demás por llegar lo más arriba posible y gracias a una frenada muy potente en la última curva he podido ser quinto", explicó Aleix, quien en esa frenada dejo detrás a su propio compañero de escudería, el castellonense Alex Debón.

"La moto ha funcionado bien y aunque lógicamente, perdía algo de motor respecto a las oficiales porque tenía más problemas de temperatura que las demás al dispararse el motor a 70 grados, lo que lo hacía un poco difícil, el chasis funcionaba mejor incluso que en las motos oficiales"", aseguró Espargaró. "También ha influido que aún estoy un poco verde para ganar a los de delante, pero cada vez estamos más cerca y a ver si en Valencia hacemos un buen trabajo y podemos volver a luchar por el podio", comentó el piloto de Aprilia.

"Quiero dedicar este resultado a la memoria de Dieter Stappert -quien falleció ayer tras sufrir un infarto en el pasado Gran Premio de Inglaterra del que no se pudo recuperar-, que fue el director deportivo de mi equipo del año pasado, además de una gran persona de la que aprendí muchísimo, de motos y de la vida. Es una pena que la gente buena se vaya así de este mundo", dijo Aleix Espargaró .
Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies.
OK | Más información