Ir a versión clásica Ir a versión móvil

Lewis Carl Hamilton ante su gran oportunidad

  • El inglés más mimado de todos los tiempos puede ser el primer campeón negro de la historia de la Fórmula Uno
Defensa Central - Madrid Defensa Central - Madrid

Se llama Lewis Carl Hamilton (7 de enero de 1985, Stevenage, Reino Unido) en honor del rey del atletismo Carl Lewis y el piloto inglés ha herederado, quién sabe si por el nombre, alguno de los rasgos del otrora rey del tartán. El líder indiscutible del equipo McLaren-Mercedes se encuentra, por segunda vez en dos temporadas, a tiro de proclamarse campeón mundial de Fórmula Uno, pero su extrema arrogancia, el favoritismo que recibe de los popes del mundillo y sus continuos enfrentamientos con sus compañeros de parrilla hacen que Hamilton, el inglesito, sólo sea visto con buenos ojos en su Reino Unido natal.

La vida de Hamilton ha sido un camino de rosas, aunque en sus primeros años lo pasara mal. Sus padres, Anthony y Carmen, se divorciaron cuando él sólo tenía dos años y su madre se quedó con la custodia del pequeño Lewis. Su padre, un inmigrante de Granada que desde muy joven residió en Stevenage, le llevó en uno de esos días en los que le tocaba estar con su hijo a un karting, y el pequeño quedó prendado: "Papi, yo quiero ser piloto". Anthony perseveró y perseveró, empleando parte de sus ahorros en satisfacer los deseos de su hijo, y a los ocho años Lewis participó por primera vez en una carrera de karting.

Desde aquel entonces, Hamilton ya llevaba la soberbia por bandera. Adam Jones, ex piloto, le conoció en una de sus primeras pruebas de kárting y comentó así aquel encuentro: "Me acerqué a ese chico negro que corría tanto y le pregunté mientras le daba la mano: "¿Tú eres Hamilton, el próximo campeón del mundo de Fórmula Uno?" Y me respondió casi sin mirarme, con arrogancia: "Sí, soy yo". Su carácter ya era así por aquel entonces. ¡Y tenía nueve años!".

Hamilton comenzó a ganar todos los campeonatos en los que participó, algo que sólo se le atragantó la pasada temporada con su fiasco mundialista, y papá Hamilton arrebató la custodia del niño a su madre cuando éste tenía 10. Por aquel entonces, Lewis simultaneaba las carreras con el Judo (es cinturón negro desde los 12 años) y con el fútbol: compartió equipo con el ahora internacional inglés Ashley Young en la Henry Newman School de Stevenage. "Yo era más rápido y más fuerte que él, aunque Ashley era más hábil. Pero era el jefe del centro del campo, mi condición física a causa del kárting me hacía ser mucho más poderoso que cualquiera", señala Lewis cuando le preguntan sobre esa etapa.

En 1998, con trece años, Ron Dennis le ficha para su escuela de jóvenes talentos, pero con privilegios: cinco millones de libras a fondo perdido para potenciar su carrera. El resto de la historia ya la saben: campeón de la Fórmula Renault británica en 2003, la F3Euroseries en 2005 y la GP2 en 2006, antes de tirar entre la puzolana china y los botones del volante en Brasil el título de F1 en 2007. ¿Será por fin 2008 el de su reválida?
Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies.
OK | Más información