Ir a versión clásica Ir a versión móvil

Arranca en situación económicamente crítica

  • Caisse D'Epargne y Bouyges Telecom, únicos equipos de categoría UCI Pro-Tour
EFE EFE
La Vuelta Ciclista a La Rioja empieza mañana su edición número 48, a la que llega en una situación "crítica" por las dificultades presupuestarias, que han hecho a sus organizadores admitir que desde el lunes iniciarán "una reflexión" sobre el futuro de la prueba. Así, el espectáculo que pueda verse desde mañana y la repercusión del mismo incidirán en el futuro de la prueba ciclista que por falta de dinero se ha visto obligada a renunciar a los pocos nombres propios del ciclismo mundial, a los que sustituye por un buen número de "modestos" que llegan a tratar de agrandar su palmarés.

Así los Contador o Valverde serán reemplazados desde mañana en las carreteras riojanas por el colombiano Rujano, del Caisse D"Epargne o Pierrick Fedrigo en el Bouyges Telecom, que son los dos únicos equipos de categoría UCI Pro-Tour de la carrera. Además, como ocurre desde hace casi una década, muchos corredores españoles con pocas opciones en las grandes vueltas pero con ambición en carreras pequeñas, como los Ventoso (Andalucía Cajasur), Carlos Torrent (Extremadura), Mayoz (Karpin Galicia) -foto portada-, Angel Vicioso (La Alumios) o Martín Mata (Burgos Monumental).

En total, la Vuelta a La Rioja contará con 96 corredores de 12 equipos de España (Caisse D"Epargne, Andalucía Cajasur, Extremadura, Karpin Galicia, Contempolis Murcia, Orbea y Burgos Monumental), Italia (Acqua&Sapone, Serramenti PVC), Francia (Bouyges Telecom) y Portugal (Liberty Seguros y LA Aluminios). Estos 12 equipos afrontarán una prueba en la que el guión se mantiene desde hace años, con una etapa llana destinada a los llegadores, otra de montaña y una tercera destinada a que quien sea líder en ella trate de controlar la carrera para ganarla en Logroño.

La primera jornada discurrirá entre las localidades de La Rioja Baja de Autol y Calahorra, con 146 kilómetros y aunque en pasados años esta etapa acaba al sprint, en esta ocasión tendrá dos altos de montaña de segunda categoría que podrían impedirlo, el de Vallaroso, de segunda categoría, y el de Las Tres Tetas, a quince kilómetros de la meta. La segunda etapa, de 154 kilómetros entre Lardero y Santo Domingo de la Calzada, será el test principal para los corredores que quieran ganar la general, ya que el trazado incluye tres puertos, el de La Herrera, de primera categoría, el de Rivas de Tereso, de segunda, -ambos en los 51 primeros kilómetros- y el de La Pradilla, también de segunda, a 25 kilómetros de la meta.

El ciclista que sea el líder tras esa etapa tendrá que controlar la carrera en la tercera, el domingo, cuando el pelotón afrontará 163 kilómetros, con salida y llegada en Logroño, y las dos cimas principales de la carrera en medio, el Peña Hincada y La Rasa, éste último a 60 kilómetros de la capital riojana.
Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies.
OK | Más información