Ir a versión clásica Ir a versión móvil

A esperar que el R28 responda

Eva Toro - La previa Eva Toro - La previa
A partir de hoy se podrá ver en Montmeló la marcha de los bólidos tras las últimas pruebas que abrieron paso a la temporada europea. La primera sesión de entrenamientos libres será a las 10:00 y la segunda dará comienzo a las 14:00, la ronda de calificación será mañana sábado a las 14:00 y la luz verde del semáforo que da comienzo a la carrera del Gran Premio de España se encenderá a las 14:00, a partir de ahí la emoción va estar servida.

La afición española irá al circuito con la ilusión de ver a Fernando Alonso subir al podio, aunque el asturiano ya ha avisado de que este año es mejor disfrutar de las carreras sin pensar en la posibilidad de conseguir alguno de los tres primeros puestos. Es cierto que tras los tiempos marcados en los test de la semana pasada el optimismo ha crecido, pero es mejor no hacerse ilusiones, ya que el R28 este año parece no reunir las condiciones de monoplaza vencedor. Ya se ha visto que Ferrari, McLaren y BMW están muy fuertes este año y aunque Alonso se acercara a los tiempos de estas tres escuderías en los últimos test celebrados en Barcelona, no le dan confianza plena al monoplaza de esta temporada.

Un paseo por el circuito

El trazado de Montmeló es uno de los circuitos más conocidos por los pilotos del Mundial ya que es una de las pistas que más entrenamientos de pretemporada acoge. Se debe sobre todo a que un monoplaza que va bien en el circuito de Cataluña suele ir bien todo el año. Una de las características de Montmeló es la recta que desemboca en la primera frenada del trazado para tomar la curva número uno, tiene algo más de un kilómentro de longitud. Aquí los pilotos llegan a coger velocidades punta superiores a 300 km/h y al llegar al giro para tomar la curva se frena fuerte, en tercera velocidad. Este año se estrenará una nueva escapatoria de asfalto en la zona de final de recta que minimizará los errores de los pilotos en este punto pero aumentará la seguridad.



Es muy importante salir bien de la curva uno y así coger la segunda curva de izquierdas bien, para enlazar con la rápida y larga curva tres. Los errores aquí se pueden pagar con un fuerte golpe contra las barreras de protección. Llegamos a la curva cuatro, que es un giro peculiar puesto que la entrada es lenta y se abre progresivamente. Pasando por debajo del puente los pilotos tocan el freno y lanzan el morro del coche hacia el interior de la curva lo que les facilita salir acelerando progresivamente. En la cruva cinco hay una nueva frenada. Éste es un punto comprometido porque el apoyo del coche en la rueda derecha delantera es crítico. Además, la frenada se produce en bajada con lo que es habitual que la rueda izquierda delantera se bloquee. Se trata de una curva lenta de izquierdas que cuenta con una salida que requiere paciencia, con lo que los pilotos que aceleran antes de tiempo se van "de paseo" a la arena.

Entramos en la sexta curva. Ésta es prácticamente un pequeño ángulo en la recta que une las curvas cinco y siete y se hace gas a fondo para encarar la trazada de la séptima curva del circuito. Hay un punto en el que la pista asciende, es el momento de frenar fuerte y así lanzar el coche a la izquierda en las curvas siete y ocho, que es una sucesión de izquierda-derecha muy rápida en la que se suele usar el piano que permite alcanzar una buena velocidad en la subida.

Ahora, última curva, la nueve que quizás sea la más complicada del trazado. Aquí, la pista pasa de ser en subida a ser recta en medio de la curva por lo que convierte este giro en un ángulo totalmente ciego y con la salida comprometida por la tracción. Se hace a gran velocidad soltando gas y bajando una marcha.
Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies.
OK | Más información