Ir a versión clásica Ir a versión móvil

Feliciano López, de final en final

EFE EFE

Feliciano López, el mejor sacador español del momento, es el único componente del equipo hispano que este año se bate con Argentina en la final de Mar del Plata que conoce ya lo que se siente en un acontecimiento como este.

Como Marcel Granollers en esta ocasión, el zurdo toledano hizo su debut en una gran final, en el 2003 contra Australia en la Rod Laver Arena de Melbourne Park, haciendo pareja con Alex Corretja en la segunda jornada.

Su concurso entonces no le trae demasiados buenos recuerdos. Alex y "Feli" perdieron ese partido contra Wayne Arthurs y Todd Wodbridge por 6-3, 6-1 y 6-3, sobre la superficie de hierba instalada entonces, en la pista central del Abierto de Australia, donde el conjunto "aussie" logró una victoria por 3-1.

Aunque no jugó la final del 2004 en Sevilla contra Estados Unidos, Feliciano la vivió particularmente en la capital hispalense. No se despegó de sus compañeros y fue uno de los que más animó como si le fuera la vida en ello.

Cinco años después de su debut en Melbourne, y con dos victorias y cuatro derrotas individuales, y tres triunfos y cinco fracasos en dobles en la Davis, Feliciano se ha convertido en uno de los asiduos a las formaciones del capitán Emilio Sánchez Vicario, quien siempre habla del toledano como uno de sus "fieles escuderos", pues el seleccionador siempre ha confiado en que la clase y el juego de ataque de "Feli" tienen que salir a flote, independientemente de su carácter aparentemente frío e indolente.

Feliciano llega a esta final después de haber cuajado un buen fin de año, quizás uno de los mejores de su carrera. Comenzó la temporada luciendo un gran tenis en Dubai donde batió a tres jugadores situados entre los diez mejores: Tomas Berdych (10), David Ferrer (4) y Nikolay Davydenko (5), y logrando la final ante el estadounidense Andy Roddick con quien cedió por 6-7 (8), 6-4 y 6-2,

Luego brilló de nuevo en Wimbledon para alcanzar los cuartos de final por segunda vez en su carrera, pero cedió esta vez ante Marat Safin. Después sufrió un bajón alarmante de casi cuatro meses de sequía ganando un solo encuentro en seis torneos.

Fue tras las semifinales de Copa Davis contra Estados Unidos en Madrid y una semana después, al ceder contra el francés Michael Llodra en Metz en el primer partido, cuando el zurdo español encontró de nuevo el rumbo, precisamente nada más de anunciarse la ruptura con su pareja, la ex modelo sevillana y ex Miss España María José Suárez.

En el mes de octubre Feliciano ganó más partidos casi que en el resto de la temporada, alcanzando las semifinales de Viena, Masters Series de Madrid y Basilea para caer en la segunda ronda de París-Bercy. Cerraba su concurso en la temporada bajo techo con 10 victorias y cuatro derrotas.

Tras decidir que cambiaba de entrenador y finalizar su trabajo con Albert Costa para incorporar a su equipo a José Perlas, ex de Carlos Moyá, el propio Costa y el argentino Guillermo Coria, entre otros, Feliciano quiere relanzar su carrera, y no dejar en solitario el único título ATP que posee hasta el momento, el de Viena en 2004. De momento ha acabado la sesión entre los 35 mejores del mundo por quinta vez en los últimos seis años.

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies.
OK | Más información