Ir a versión clásica Ir a versión móvil

Diego Milán se llevó la etapa

  • Vuelta a la Rioja
EFE - La Rioja EFE - La Rioja
El corredor español Diego Milán, del equipo italiano Acqua&Sapone, se ha impuesto hoy en la segunda etapa de la Vuelta a La Rioja, tras la que el corredor francés Anthony Geslin, del Bouyges Telecom, es el nuevo líder de la general.

El triunfo de Milán ensombreció el esfuerzo de Adrián Palomares, del Contentpolis Murcia, el protagonista de la etapa, ya que estuvo en todas las escapadas y en la última -junto al venezolano Jackson Rodríguez, del Serramente italiano, y el italiano Stefano Cavallari, del Acqua&Sapone- se quedó a menos de 100 metros de la meta.

La segunda etapa de la XLVIII Vuelta a La Rioja, de 154 kilómetros entre Lardero y Santo domingo, fue diferente a lo esperado, con menos ataques que otros años, y la "selección" para la última etapa no existió, ya que 48 corredores están igualados a tiempo con el líder.

Mañana dura montaña

Posiblemente, algunos equipos han preferido planificar su estrategia para mañana, cuando se subirán dos puertos de primera categoría.

Y quizás esa es una de las razones por la que durante muchos kilómetros se le dejó hacer a Palomares, que es el más claro candidato a ganar el premio de la montaña y que hoy pudo darle un importante "golpe" a la general.

El corredor español del Contentpolis Murcia, que ya se había dejado ver ayer, saltó del grupo antes del primer puerto de la jornada, La Herrera, de primera categoría, en el kilómetro 40, y llegó a tener más de dos minutos de ventaja sobre el pelotón.

También pasó en primer lugar por el siguiente alto, el de Rivas de Tereso, de segunda, pero poco después, en el kilómetro 60 de la etapa, fue alcanzado por un grupo de 28 corredores que se había quedado por delante del pelotón principal.

Pero entonces llegó uno de los pocos momentos en el que los ciclistas bajaron el ritmo de carrera, el grupo delantero no tiró con decisión, y todo el pelotón volvió a unirse.

Tirón de Palomares

Hasta poco antes de iniciar la ascensión a La Pradilla, en el kilómetro 115, Palomares volvió a sorprender al grupo con un fuerte golpe de pedal al que respondieron el venezolano Rodríguez y el italiano Cavallari.

Los tres iniciaron una auténtica contrarreloj, con mucha coordinación en los relevos, que estuvo a punto de llegar a meta.

Los dos equipos italianos, con especialistas en preparar los sprint, no se decidían a tirar del pelotón porque cada uno tenía un corredor en la fuga; y entre los demás ni Caisse D"Epargne ni Bouyges Telecom, los dos Pro Tour de la prueba, parecían decididos a ir a por los escapados.

Eso dio esperanzas a Palomares y sus compañeros, que llegaron a la cima, a 25 kilómetros de meta, con 1,40 minutos de ventaja, y que a 10 kilómetros del final mantenían 1,20.

Pero el terreno, recto, ancho y con buen firme, favorecía al grupo, en el que el Burgos Monumental había tomado el mando, y por ello las diferencias empezaron a bajar con rapidez.

A cinco kilómetros ya era menos de un minuto, a tres kilómetros no alcanzaba los 30 segundos y en el inicio del último kilómetro el grupo ya echaba el aliento a los fugados, que sólo "disfrutaban" de diez segundos de renta.

Y en esa dinámica el ciclismo mostró una de sus facetas más injustas, al terminar con el esfuerzo de los tres fugados casi en la misma línea de meta, en la que Milán fue el mejor colocado, por delante Geslin, que logra el liderato gracias a que ayer también fue segundo.

Mañana la Vuelta a La Rioja se decidirá con una etapa que comenzará y finalizará en Logroño, con 163 kilómetros de recorrido y dos puertos de primera categoría, el segundo de ellos el más alto de la Vuelta, aunque está a 60 kilómetros de la meta.
Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies.
OK | Más información