Ir a versión clásica Ir a versión móvil

Nalbandián no se va a pesar de haber sufrido "la peor derrota"

EFE EFE

Tras un fin de semana "nefasto" para la selección argentina de tenis, el tenista argentino David Nalbandián rompió hoy su silencio, habló sobre la "peor derrota", la sufrida el domingo contra España en la final de la Copa Davis, y confirmó que no dejará el equipo.

Nalbandián aseguró que va a seguir "defendiendo los colores -argentinos- de la mejor manera posible" y que espera que el nuevo capitán del equipo le tenga en cuenta, porque, dijo, para él es "un honor" representar a su país y tras seis años participando en el torneo el balance general "es bueno" a pesar de la derrota sufrida frente a España. El jugador compareció ante la prensa para explicar lo "mal" que se siente tras un fin de semana "nefasto" en el que todas las esperanzas de ganar la Davis se han disipado a pesar de que de daban "las condiciones ideales".

"Las cosas estaban dadas para que saliera todo bien, estábamos jugando bien, entrenando, muy concentrados, éramos muy optimistas", confesó, refiriéndose a todo el equipo argentino. Nalbandián aseguró que "las oportunidades de ganar eran las mismas con Nadal que sin él", pero confesó que cuando el actual número uno del mundo confirmó que no acudiría a Mar del Plata todo el equipo argentino creyó que sus posibilidades aumentaban.

"Pero la realidad es que perdimos con Feliciano López y con Fernando Verdasco", admitió. "Estoy dolido por la derrota como jugador, como hincha, por lo pasional que vivo la Copa Davis", continuó. También aprovechó el encuentro para pedir disculpas por no haber acudido a la rueda de prensa el sábado tras perder el partido de dobles que jugó junto a su compatriota Agustín Calleri contra López y Verdasco, un partido que "se perdió por tres bolas" en opinión del tenista. "Había tensión y era difícil jugar; arrancamos muy bien, en el segundo set tuvimos mala suerte, el tercero fue rarísimo y el tie-break final nos marcó", resumió.

El cordobés desmintió los rumores que corrieron durante el fin de semana sobre una supuesta pelea con su compañero de dobles en el vestuario al finalizar el partido, momentos "muy duros y tensos" para él, que se confesó un jugador "muy pasional". "Es una pena que distorsionen las cosas y me molesta que sin saber lo que pasó le hagan mal a los jugadores", lamentó Nalbandián que, a pesar de su evidente disgusto por el resultado del torneo, pretende "volver a sentir lo que se siente en una pista de tenis".

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies.
OK | Más información