Ir a versión clásica Ir a versión móvil

El nadador Nick D'Arcy, declarado culpable de pegar a Simon Cowley

EFE EFE

El nadador australiano Nick D'Arcy ha sido declarado culpable de dar un puñetazo al ex nadador Simon Cowley, medallista de los Juegos de la 'Commonwealth', lo que ya le costó su plaza en los Juego Olímpicos de Pekín y ahora podría desembocar en una sentencia penal.

D'Arcy, que fue expulsado de los Juegos de Pekín y no pudo volver a competir hasta la Copa del Mundo de piscina corta el pasado mes, en Sydney, comparecerá ante el mismo juzgado el próximo 20 de febrero. La pena máxima que se le podría poner asciende a 10 años de prisión.

El nadador de 21 años fue acusado de provocar imprudentemente daños físicos importantes a Simon Cowley, durante la noche del 30 de marzo de este año, en que estaban celebrando que había sido seleccionados para formar parte de la selección australiana de natación en los Juegos Olímpicos de 2008.

Los cargos supusieron la expulsión de D'Arcy del equipo nacional, por dar mala reputación al deporte y al conjunto australiano. Cowley tuvo que someterse a una operación facial, en la que se le introdujeron 5 placas de titanio para recomponer las fracturas.

El acusado ha sostenido, en todo momento, su inocencia y su actuación en defensa propia. Tanto D'Arcy como su abogado insisten en que le propinó el puñetazo a Cowley porque éste le pegó una torta en la cara en primer lugar.

No obstante, D'Arcy sí reconoció recientemente la gravedad del perjuicio causado a Cowley. "Pido mis más sinceras disculpas por el grado de las lesiones de Simon", dijo, "nunca fue mi intención provocarle estos daños y ojalá nunca hubiera sucedido. He recibido una dura lección que me ha costado muchísimo y no se me olvidará".

El entrenador de D'Arcy, Brain Stehr, señaló, en declaraciones a la ABC, que "habrá que esperar hasta el año que viene para conocer el resultado final", pero que "sería bueno terminar con todo".

Asimismo, apuntó que D'Arcy "ya ha pagado un alto precio por el incidente y estaría bien si pudiera terminar con todo esto y seguir con su vida". La Federación Australiana de Natación sólo se pronunció respecto al caso D'Arcy para afirmar que podrá seguir entrenando y compitiendo.

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies.
OK | Más información