Ir a versión clásica Ir a versión móvil

Alonso no ganó y Kovalainen vivió un milagro

  • El motor de su Renault dijo basta cuando era quinto. Victoria aplastante del Ferrari de Raikkonen y espectacular accidente de Heikki, milagrosamente sin consecuencias
Eva Toro - La crónica Eva Toro - La crónica


Corría la vuelta 22 del Gran Premio de España cuando a todo el Gran Circo se le paró el corazón. Un reventón en el neumático delantero izquierdo del McLaren de Heikki Kovalainen provocó que su monoplaza se estrellara de frente contra los neumáticos de protección a 180 kilómetros por hora y quedase atrapado entre ellos. La realización, británica, omitió las imágenes del rescate. El nudo en el estómago era inevitable. Diez minutos después, se deshizo: el finlandés estaba consciente y, mientras se lo llevaban en camilla para exploraciones exhaustivas, levantaba el pulgar indicando que tampoco era para tanto. Un golpe en el codo izquierdo y dolores en las piernas, pero nada más serio a la hora de redactar esta información.

Fue el milagro del GP de España, porque Fernando Alonso no pudo cumplir el que deseaba toda la afición española, verle de nuevo en un podio. Sin neumáticos nuevos que emplear durante la carrera, todos salieron a pista en los días previos, Alonso se vio superado en la salida por el pepino de Massa y se colocó tercero, una posición que mantuvo sin problemas escapándose centésima a centésima de Hamilton, gris oscuro toda la temporada. Sí, paró pronto en boxes, vuelta 17, sólo dos antes que Massa.

El abandono.

El Renault se mostró muy veloz en las rectas, aún con problemas de agarre a la salida de las curvas que más tracción requieren, y todo apuntaba, tras el primer baile en boxes, que el asturiano acabaría quinto la primera etapa del Vía Crucis que le espera con su nuevo monoplaza... pero éste dijo que nones: en la vuelta 36, y en plena aceleración, el motor se cansó de correr. El humo blanco que dejó a sus espaldas fue clarificador, rotura de motor y abandono.

Aún y así, hay motivos para la esperanza, al menos en circuitos rápidos como el barcelonés. Alonso pudo aguantar el ritmo de McLaren y BMW mientras estuvo en pista y sólo el rodillo rojo de Ferrari parece inalcanzable. Habrá que ver ahora cómo se muestra el Renault en la ratonera de Montecarlo para verificar si ese pasito adelante de la marca del rombo es real o sólo un espejismo.

Mientras, la carrera no fue demasiado entretenida, pese a los dos Safety Cars. Raikkonen está intratable y Massa sigue siendo el vecino pobre al que le tocó la lotería y se compró el mejor coche. El uno-dos de Ferrari parece que será la tónica habitual durante toda la temporada si al brasileño no le da por irse de excursión, ahora que empieza el buen tiempo es posible. Hamilton fue tercero tras una carrera extraordinaria: ni apretó el maldito botón ni se llevó puesto a Alonso. El chico va mejorando.


Clasificación del GP de España

1. Raikkonen (Ferrari)
2. Massa (Ferrari) a 3""228.
3. Hamilton (McLaren) a 4""187.
4. Kubica (BMW) a 5""694.
5. Webber (Red Bull) a 35""938.
6. Button (Honda) a 53""010.
7. Nakajima (Williams) a 58""294.
8. Trulli (Toyota) a 59""435.
9. Heidfeld (BMW) a 1"03""073.
10. Fisichella (Force India) a 1 vuelta.
11. Glock (Toyota) a 1 vuelta.
12. Coulthard (Red Bull) a 1 vuelta.
13. Sato (Super Aguri) a 1 vuelta.
Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies.
OK | Más información