Ir a versión clásica Ir a versión móvil

Nalbandián se adjudica el Torneo de Sydney

  • Tras derrotar al finlandés Nieminen
Tras derrotar a Nieminen
EFE EFE

El argentino David Nalbandián, cuarto favorito, se adjudicó hoy el torneo de Sydney al derrotar en la final al finlandés Jarkko Nieminen justo antes de llegar a Melbourne para disputar el primer Grand Slam del año, el Abierto de Australia.

Nalbandián completó el gran fin de semana para el tenis argentino, después del triunfo horas antes de su compañero de Copa Davis Juan Martín del Potro en Auckland, y se llevó el torneo jugado en el parque olímpico de Sydney por 6-3, 6-7 (9) y 6-2, en un partido que superó las dos horas de juego. Nieminen había dado la principal sorpresa del torneo al eliminar al serbio Novak Djokovic, tercer jugador mundial. Nalbandián había llegado a la final al imponerse al francés Richard Gasquet.

El zurdo nórdico fue un rival correoso, de los que nunca se rinden, pero otra vez pecó de irregular en sus golpes y cuando se resistió a rendirse en la segunda manga volvió a cometer errores ante un Nalbandián más fino que logró su décimo título en veinte finales, porcentaje muy superior al del finlandés, que tan solo ha ganado una de las nueve que ha disputado. Nalbandián podía haber resuelto por la vía rápida. Tenía una manga de ventaja y servía en la segunda para ganar la final, pero no pudo mantener su saque y la lucha de Nieminen le llevó primero al desempate y luego al tercer set.

Ahí el argentino impuso su mayor regularidad, calidad y recursos ante un Nieminen demasiado errático que alternaba golpes brillantes con errores de bulto. Nalbandián, por lo tanto, llega con la moral por las nubes al Abierto de Australia, al que acude con aspiraciones de hacer algo importante, de confirmar este buen inicio de año con el que puede olvidar los sinsabores del final del pasado, como la derrota en Mar del Plata ante España en la Copa Davis.

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies.
OK | Más información