Ir a versión clásica Ir a versión móvil

El Bwin Pozuelo-Boadilla, campeón de la Copa del Rey

EFE - Valladolid EFE - Valladolid


El Cetransa El Salvador no consiguió, después de perder hoy la final de la Copa del Rey ante el Bwin Pozuelo Boadilla (31-36), lograr su segundo triplete consecutivo -Liga, Copa y Supercopa-, por lo que exhibe los primeros síntomas de flaqueza, tras varias campañas dominando el panorama nacional.

Y es que, según relató recientemente a Efe uno de los capitanes del equipo, Manu Serrano, "parece que es fácil conseguir títulos, pero nada más lejos de la realidad. Tenemos a la gente mal acostumbrada", dijo entonces.

Cierto es, ya que el poderío mostrado en los últimos años por el equipo vallisoletano pasará a los anales de la historia reciente del balón oval nacional, pero los títulos no se consiguen únicamente saltando el campo, puesto que la Liga española cada vez es más competitiva.

Aún así, la campaña realizada no se puede juzgar en virtud del resultado de un encuentro, aunque sea una final. Más bien, y a pesar de la derrota, El Salvador ha cuajado una temporada notable, marcada por el desgaste propio de su participación en la European Challenge Cup, competición a la que regresará la próxima campaña.

Debido a la participación en Europa, las lesiones se multiplicaban, al mismo tiempo que su juego de mano y su imponente potencial en delantera mermaba. De ahí que, el conjunto dirigido por el neozelandés Lewis Williams sufriese algún traspiés en un par de partidos, a priori asequibles, hacia el final del campeonato liguero.

No en vano, la escuadra franjinegra poseía una renta abultada, merced al excelente balance de victorias cosechado en los primeros compases de la competición. Por eso, cuando llegó el momento de la verdad, el Cetransa-Dismeva El Salvador cumplió, con menos brillantez que en ocasiones anteriores, pero con la solvencia característica de los equipos campeones.

Así, se adjudicó la Liga a falta de varias jornadas para su conclusión en el campo de la Santboiana, equipo al que, precisamente, también doblegó para llevarse la Supercopa de España.

En la Copa del Rey, el sorteo les deparó unos enfrentamientos favorables que el bloque vallisoletano superó sin problemas, aunque no logró mostrar la autoridad inapelable de antaño. Más bien, parecía que dosificaba la gasolina para llegar con fuelle a la final.

Ahora, tras este revés, el seno del club puede extraer las conclusiones positivas, dar un paso al frente y tomar decisiones para que, en la próxima campaña, el equipo no llegue desgastado a los instantes decisivos, ya que es posible que, entonces, la Liga no esté "en el bolsillo".
Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies.
OK | Más información