Ir a versión clásica Ir a versión móvil

Las "Toallas Terribles" recibieron en las calles a la nueva dinastía

EFE EFE

Las calles de Pittsburgh se convirtieron hoy, martes, en una marea amarilla formada por miles de aficionados que ondearon las "Toallas Terribles" para darle la bienvenida al equipo de los Acereros, que el pasado domingo ganó por sexta vez el Super Bowl de la NFL.

Los Acereros, que ya son la nueva dinastía de la NFL después de ganar por 27-23 a los Cardenales de Arizona en la 43 edición del Super Bowl, fueron recibidos por sus seguidores en el desfile de la victoria.

Aficionados y residentes de la ciudad y del resto del estado se dieron cita en las calles para ver pasar a los grandes triunfadores del pasado domingo, el equipo con más títulos en la historia del fútbol americano.

El entrenador de los Acereros, Mike Tomlin, que a sus 36 años es el más joven en conseguir un título, abrió el desfile subido en un auto rojo convertible, mientras los jugadores cargaban con sus propias cámaras de vídeo personales y saludaban desde las camionetas donde viajaban.

"No hay mucho que se pueda decir de lo que estamos viviendo, simplemente nos han dejado sin palabras, pero sí quiero decirles que los apreciamos por todo lo que nos han apoyado y ser los mejores del mundo", destacó Tomlin al dirigirse a la multitud. "Nación Acerera, les damos las gracias por todo y los amamos", añadió.

Por su parte el dueño del equipo, Dan Rooney, dio también las gracias a la ciudad por todo el apoyo recibido durante tantos años y dijo que están listos para hacer más historia.

"Permanezcan con nosotros", destacó Rooney. "Tal vez el próximo año consigamos el séptimo título".

Autoridades municipales establecieron un dispositivo para controlar la asistencia de hasta 250.000 aficionados, el mismo que se había registrado cuando en 2006 también celebraron el desfile por haber ganado su quinto Super Bowl.

Seis bandas locales marcharon en el desfile, para representar cada campeonato de Super Bowl que ya tienen en su poder los Acereros, el único equipo de la NFL que lo ha conseguido.

Unos 150 agentes de policía estaban dispuestos a controlar a las masas, y se levantaron barricadas para proteger las calles por las que pasaron los jugadores porque las banquetas no fueron suficientes para contener a los asistentes al desfile.

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies.
OK | Más información