Ir a versión clásica Ir a versión móvil

Bonds vuelve a recibir malas noticias antes del juicio

EFE EFE

Cuando se está a menos de un mes que de comienzo el juicio por presunto perjurio contra el toletero Barry Bonds, el ex jugador de los Gigantes de San Francisco de beisbol, aparece en un informe periodístico en el que se dice que una muestra de su orina dio positivo a substancia prohibida.

Una muestra de orina de Bonds, que le fue recogida en el 2003, dio positiva a productos dopantes después de un segundo análisis que hicieron las autoridades federales, de acuerdo a lo que informó hoy, martes, el periódico "New York Times". La recogida de la muestra que dio positiva fue hecha por las Grandes Ligas dentro de lo que establece la política antidopaje que aprobada en el convenio colectivo entre los dueños de los equipos y el sindicato de jugadores.

Bonds, que con 762 jonrones tiene la mejor marca de todos lo tiempos, se sometió a la prueba como parte del programa anónimo que estaba establecido por las Grandes Ligas y las que envió el pelotero dieron negativo. Pero las mismas muestras fueron examinadas por segunda vez por las autoridades federales después que las confiscaron en una redada que hicieron en el 2004, siempre de acuerdo al "New York Times", que a su vez cito fuentes anónimas familiarizadas con el caso.

El diario neoyorquino, que cita a una persona que examinó la evidencia, la pasada semana ya había dado a conocer también que las autoridades detectaron esteroides anabólicos en muestras de orina del toletero que fueron adquiridas durante su investigación. Sin embargo, no está claro todavía, siempre de acuerdo al "New York Tiemes", si la muestra de orina de 2003 y las muestras confiscadas por los agentes federales en el 2004 son la misma cosa.

Bonds testificó ante un gran jurado federal que investiga el famoso caso de los Laboratorios BALCO desde el 2003, responsable de la elaboración y producción de los esteroides sintéticos que se conocen como "la crema" y "el claro". En aquella ocasión Bonds admitió que había utilizado esas substancias, pero desconocía por completo que eran drogas y estaban prohibidas por la liga para evitar la mejora del rendimiento de forma ilegal.

Durante el testimonio ante un jurado federal, se le preguntó a Bonds si alguna vez tomó esteroides, y respondió que no. El gobierno alega que Bonds mintió bajo juramento. Su juicio por perjurio está pautado para iniciar el 2 de marzo próximo en San Francisco. Los abogados de Bonds presentaron una moción el pasado mes de enero, solicitando a la jueza Susan Illston, encargada del caso, que excluya varias evidencias, incluyendo las muestras de orina que le fueron recogidas en el 2003. El equipo de los abogados de la defensa de Bonds, argumenta que hacer público el material ahora podría perjudicar la habilidad de su cliente para recibir un juicio justo.

Sin embargo, como se esperaba, la jueza Illston dijo que recibió una carta de representantes de los medios el 30 de enero solicitando que la orden de sello fuese levantada. Fue entonces cuando, de acuerdo a Illston, ayer, lunes, decidió que permitir el acceso público a los documentos no perjudicaría el derecho de Bonds bajo la Sexta Enmienda Constitucional a un juicio justo. "Creo que todos los implicados en el juicio van a tener un trato justo y sin ninguna posibilidad que se les vea --en absoluto--, mermados sus derechos tanto legales, civiles y de ciudadanos", destacó Illston.

Entre los documentos que van a ser dados a conocer al público hoy, miércoles, están las transcripciones de la conversación que mantuvo el ex entrenador de Barry Bonds, Greg Anderson, con Steve Hoskins, ex socio del "rey" de los jonrones. También se darán a conocer de manera pública los resultados positivos de la prueba antidopaje que los fiscales han hecho sobre las presunta muestra de Bonds. Ante la decisión de la jueza Illston, el jefe de los fiscales federales, Matt Parrella, no quiso hacer ningún comentario, mientras que el máximo responsable de la defensa de Bonds, Allen Ruby, informó que no pensaba rebatirla. De ser encontrado culpable, Bonds podría recibir una sentencia de hasta 30 años de prisión por presunto perjurio.

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies.
OK | Más información