Ir a versión clásica Ir a versión móvil

Nuria Fernández "explota" con 32 años

  • ATLETISMO - 1.500
ATLETISMO - 1.500
EFE EFE

Tres años después de plantearse muy seriamente la retirada, Nuria Fernández ha revitalizado el medio fondo español al arrebatar el sábado en Valencia a su amiga Marta Domínguez el récord de España de 1.500 en pista cubierta con la décima mejor marca mundial de todos los tiempos (4:01.77).

"Tuve que convencerla para que siguiera en el atletismo", recuerda su entrenador, Manuel Pascua, que trabaja con ella desde hace tres años, "aunque se ha pasado casi uno entero con la maternidad". Pascua estaba convencido de que Nuria "tenía mucho que decir todavía, a poco que mejorase sus puntos débiles, y desde entonces ha progresado mucho en fuerza y técnica". La participación en carreras de cross le ha dado a Nuria una gran resistencia, "y la maternidad le ha hecho rejuvenecer", según Pascua. Quince meses después de dar a luz a su hija Candela, la atleta madrileña se ha transfigurado deportivamente, siguiendo una trayectoria ascendente que ya apuntó el año pasado pese a que afinara demasiado tarde para incorporarse al equipo olímpico de Pekín.

Estando embarazada continuó entrenándose hasta dos meses antes de dar a luz, y dos meses después ya estaba otra vez corriendo, recuerda su técnico. Su recuperación fue rápida. En la reunión de Montecarlo se quedó a dos segundos de la mínima olímpica en 1.500, pero aprovechó después su buena forma para batir el récord de España de la milla (4:21.13 con parcial de 4:03.37 al paso por los 1.500) y hacer su mejor marca en 800 (2:00.35).

Nuria, ochocentista en sus primeros tiempos (ha sido dos veces campeona de España al aire libre y otras dos bajo techo en 800), Nuria está subiendo de prueba "siguiendo la línea que ha seguido su amiga íntima Marta Domínguez, perdiendo el miedo a las distancias largas". Tiene dos títulos nacionales de 1.500 en sala y uno al aire libre. "Ha ganado fuerza trabajando a muerte en el gimnasio y ha modificado la zancada para hacerla más larga. Ahora corre más equilibrada. Entrena más rápido. Hace series que nunca pensó que pudiera hacer, por ejemplo de 400 metros en un minuto. Ahora se atreve con todo", asegura Pascua.

Sin un esprint corto excepcional, la fuerza de Nuria Fernández reside en su último 500, al estilo de José Manuel Abascal. "En Valencia hizo un parcial de 1:17. Si lo hace en 1:15 no hay quien la gane. Su idea es hacer los 3.000 metros en los Europeos de Turín, pero dependerá de lo que suceda en los campeonatos de España de Sevilla", en los que probará en los tres kilómetros. Su reciente estancia en la altitud de Ifrane (Marruecos) le ha dado fruto. Para Turín, se inclinará por los 1.500 o los 3.000 "en función de sus rivales", indicó Pascua. Para el presidente de la Federación Española, José María Odriozola, "seguramente va a tener más posibilidades en 1.500".

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies.
OK | Más información