Ir a versión clásica Ir a versión móvil

Cotto cumple su misión a lo grande y vuelve a ser campeón mundial

  • BOXEO-CTO.WELTER (OMB)
BOXEO-CTO.WELTER (OMB)
EFE EFE

El peleador puertorriqueño Miguel Cotto nuevamente se convirtió en campeón del mundo al derrotar por nocáut a los 2:36 minutos del quinto episodio al británico Michael Jennings, quien antes ya había visitado dos veces la lona.

Cotto, de 28 años, volvió a deleitar a todos sus seguidores y a los amantes del boxeo con un gran combate que le permitió regresar a la elite mundial. La victoria le sirvió a Cotto para apoderarse en el Madison Square Garden, de Nueva York, del cinturón welter de la Organización Mundial de Boxeo (OMB), que estaba vacante, y que será el tercer título mundial que tendrá en su poder desde que llegó a ser profesional. El boricua regresó a los cuadriláteros después de haber sido despojado del título por el mexicano Antonio Margarito, en Las Vegas, el pasado mes de julio, cuando realizaba la tercera defensa de su fajín welter de la Asociación Mundial de Boxeo (AMB).

Esta vez trató de mejorar su imagen y recuperar credibilidad al conquistar el cetro welter de la OMB, dando una cátedra de boxeo a Jennings. Tanto la estrategia --no darle respiró a su rival--, como la preparación física y sobre todo el convencimiento de superioridad que mostró Cotto desde el inicio no dejó ninguna duda que iba a ser una gran noche para él y el boxeo puertorriqueño. "Dije que llegaba más preparado que nunca, con más ganas de gloria y triunfos que antes", declaró un eufórico Cotto. "Ahora comienza una nueva etapa triunfal en mi carrera y además con más experiencia".

Claro dominio de Cotto sobre Jennings

El peleador boricua dejó su marca en 33-1, con 27 nocáuts, mientras que Jennings vio caer su registro a 34-2, con 16 triunfos antes del límite, pero la primera que realizó fuera de Gran Bretaña. Cotto dominó a Jennings, de 31 años, desde el primer campanazo de la pelea, y su mejor técnica, mayor poder y experiencia le permitieron derribarlo en dos ocasiones con fuerte castigo al cuerpo durante el cuarto episodio, y al finalizar el quinto. "No le dio opción, mi estilo de boxeo es salir desde el comienzo a buscar el triunfo y el nocáut y eso fue lo que conseguí", destacó Cotto. "Estoy ilusionado no sólo por volver a ser campeón del mundo sino por la manera como lo conseguí".

Esta fue la quinta ocasión en que Cotto subió al cuadrilátero del Madison Square Garden, pero fue la primera en que llegó sin poseer una corona. "Tener además todo el apoyo que siempre he recibido de los boricuas que están en Nueva York es algo grandioso, es como si estuviese en mi propia patria", subrayó Cotto. "Espero que se hayan ido felices a sus casas porque ya tenemos de nuevo otro título mundial para Puerto Rico".

Importancia de los aficionados

Cotto llegó con la desconfianza que le dio el haber perdido el cetro ante Margarito, en julio del año pasado, cediéndole el cetro welter de la AMB, pero se sobrepuso ante un público que mayoritariamente lo apoyó. "Estos son los momentos cuando te das cuenta lo importante que son los buenos aficionados, únicos, en el caso de los boricuas que están aquí en Nueva York", agradeció Cotto. "Sentir como querían mi triunfo y como me apoyaron desde el inicio fue lo que me dio todavía mucha más fuerza".

Cotto había defendido con éxito en el Madison Square Garden su cetro ante los estadounidenses "Sugar" Shane Mosley, y ante Zab Judah, en las 147 libras (66 kilogramos), peso welter; mientras que en las 140 libras (63 kilogramos), división de los superligeros, venció al hasta entonces invicto Paulie Malignaggi y a Muhammad Abdulaev. El triunfo, permite al boricua ponerse en las puertas de un combate contra el filipino Manny Pacquiao, considerado el mejor peleador libra por libra, que acabó con el mito de Oscar De La Hoya, cuando el "Golden Boy" llegó a la pelea como el gran favorito.

El enfrentamiento entre Cotto y Jennings fue el estelar de la cartelera en ese local, organizada por la empresa Top Rank, que casi al mismo tiempo presentó otra pelea en Youngstown, Ohio, en donde el estadounidense Kelly Pavlik (34-1, 30 KO's) defiende su cetro ante el mexicano Marco Antonio Rubio (43-4-1, 38 KO's), dentro de la categoría del peso mediano.

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies.
OK | Más información