Ir a versión clásica Ir a versión móvil

Carlos Moyá: "Lo más difícil de estos años ha sido permanecer ahí arriba"

  • TENIS-ABIERTO MEXICANO
TENIS-ABIERTO MEXICANO
EFE EFE

El español Carlos Moyá, quien llegó al número uno del mundo en el año 1999, aseguró hoy que defender los puntos del ránking torneo tras torneo ha sido lo más duro en 14 años como tenista profesional. "Lo más difícil de estos años ha sido estar ahí arriba, pero he mantenido un ránking alto que me permite jugar los grandes torneos sin pasar por las previas, lo cual compensa la cantidad de viajes y estar lejos de mi gente", señaló el jugador de 32 años de edad.

Moyá perdió hoy 6-4 y 7-5 ante el argentino Leonardo Mayer y fue eliminado en los octavos de final del Abierto Mexicano de tenis, en el balneario de Acapulco; poco después reveló que lleva un año de mucho sufrimiento. "Los últimos tiempos han sido duros por una lesión en la pierna que no me deja divertirme mucho, son cosas que pasan y hay que aceptarlo; por ahora quiero parar para curarme y no regresar mientras eso no suceda", señaló el mallorquín.

Se trata de uno de los mejores jugadores del mundo en la última parte del siglo XX, que además de haber llegado al primer lugar del ránking, ganó el torneo Roland Garros en 1998 y ya en la presente centuria fue campeón de la Copa Davis en el 2004 como parte del equipo español vencedor ante Estados Unidos, sin embargo se mantiene con hambre de triunfos. "No sé hasta cuando voy a seguir, lo primero es volver a estar sano porque cada año el circuito se endurece", explicó.

Moyá no apunta como antes a ser el mejor, pero sí disfruta anotarse pequeñas victorias como llegar lejos en los principales concursos y superar en la cancha a chicos 10 años más jóvenes. "Esas son satisfacciones altas porque son mucho más jóvenes", dice.

Es un viejo lobo en el circuito, con muchos recursos, pero no es como los numerosos tenistas supersticiosos. "Nada de eso, ni dejo de afeitarme en las competencias ni nada", asegura.

Hoy asumió el revés ante Mayer sin mucho drama porque después de tantos años, sabe que el tenis tiene sus reglas y una de ellas es la obligación de jugar en plenitud de forma, lo cual violó en Acapulco, por el tema de la lesión. "La prioridad es curarme, es mi único pendiente porque de lo demás no me puedo quejar. Tengo salud, disfruto lo que me gusta y mi familia está muy bien", concluyó

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies.
OK | Más información