Ir a versión clásica Ir a versión móvil

Grael: "Un día genial, por fin hemos recortado distancia al Ericsson 3"

EFE EFE

El bicampeón olímpico brasileño Torben Grael, patrón del 'Ericsson 4', sueco reconoce que la última de la Vuelta al Mundo a vela con escalas "ha sido genial" porque "por fin" han conseguido cortar de forma importante la ventaja de su hermano, el 'Ericsson 3', aunque aún les queda para alcanzarle.

El barco de Magnus Olsson llegó a tener 280 millas (518 Km.) de ventaja sobre el de Grael y ahora es de unas 100 (185 Km.). Al respecto Grael explica que "en cierto modo, el rápido ritmo que ha establecido el Ericsson 3 le pasará factura cuando lleguen a una zona de débiles altas presiones, lo que hará que el viento disminuya" "Como consecuencia de ello, Ericsson 3 tendrá que ir más al Sur mientras que para nosotros y 'Puma' es menos probable que no nos encontremos con este pequeño frenazo y puede que no necesitemos ir tan al Sur", apunto el navegante brasileño.

La otra cara de la moneda, a poco más de dos días de alcanzar la segunda puerta de seguridad del hielo que ayer rebasó el trío de cabeza de la flota, es Iker Martínez, el patrón del 'Telefónica Azul' quien ha comentado: "parece que tendremos una travesía bastante rápida hasta Cabo de Hornos, aunque lo cierto es que al tener a los barcos de delante algo lejos, es inevitable que pensemos más en la llegada a Río de Janeiro que en otra cosa". Reconoce que "los últimos días han sido bastante tranquilos, con viento que oscilaba entre los ocho y los doce nudos".

"Hemos podido utilizar nuestra vela de proa más grande, y vamos a una velocidad normal. Ayer no paró de llover, parecía el Norte cuando se pone malo en invierno: frío, poco viento y agua, mucho agua. En cubierta, poco trabajo, algunos cambios en las velas y poco más", dijo. "Ahora,vamos rumbo directo Este a la segunda puerta, que está a 600 millas (1.100 Km.) Hemos empezado a pensar en que lo más seguro es que, una vez pasemos esta puerta, nos encontremos con vientos fuertes de popa; así que tendremos que preparar un poco el barco para estas condiciones y revisarlo todo", concreta.

"Estamos todos bien y tranquilos. Sabemos que falta mucho para llegar a Río de Janeiro, calculamos unos 17 días siempre y cuando todo salga como esperamos y no tengamos ningún percance. La verdad es que pensamos más en la próxima etapa que en esta, pero no nos podemos distraer porque todo puede pasar. La esperanza es lo último que se pierde, y si tenemos alguna oportunidad de superar a un rival iremos a por ella", dijo.

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies.
OK | Más información