Ir a versión clásica Ir a versión móvil

Djokovic acabó con Federer en Miami

  • El serbio jugará la final del torneo
El serbio jugará la final del torneo
EFE EFE

El serbio Novak Djokovic se ha convertido esta tarde en el primer finalista del Masters 1000 de Miami tras vencer en tres mangas (3-6, 6-2 y 6-3) al suizo Roger Federer, número 2 del mundo.

Ambos jugadores comenzaron el primer set muy fuertes con su servicio, con un cien por cien de puntos logrados con primer saque en los tres primeros juegos. En el cuarto Federer aprovechó la primera bola de 'break' que tuvo en todo el partido para ponerse por delante.

Consolidando su saque en el quinto, el suizo volvió a romper el servicio de Djokovic en el sexto, ganando la primera de las dos bolas de las que dispuso para hacerlo. Con 5-1 arriba, el serbio, número 3 del mundo, efectuaba su primera rotura y tras ganar su saque en el octavo se colocaba 5-3 y metía algo de presión a Federer.

Mero espejismo, pues el tenista helvético cerraba con su saque el primer set (6-3) y se colocaba por delante en un partido que parecía hecho a su medida.

La segunda manga comenzó con un Djokovic mucho más suelto y centrado sobre la pista. En un abrir y cerrar de ojos se colocaba 3-0 arriba tras romper el saque de Federer en el segundo juego. Sin embargo, el número dos del mundo no se arredró y tras hacer un 'break' en el cuarto se ponía 3-2 abajo con su saque.

PUNTO DE INFLEXIÓN

En ese momento se produjo una de las claves del partido. Djokovic se situó 0-40 pero su rival consiguió forzar el 'deuce'. El serbio no acusó el golpe psicológico y acabó llevándose el acto con su quinta bola de rotura.

A partir de ese instante, Federer desapareció de la pista y se vino abajo de forma incomprensible, dando muchas facilidades a Djokovic, que encadenó tres juegos seguidos para llevarse la manga con un tanteo de 6-2.

La cuesta abajo psicológica del astro suizo fue aún más pronunciada. Federer se situó 4-0 abajo en el definitivo set y su grado de desesperación llegó hasta tal punto que en el tercer juego destrozó la raqueta golpeándola contra el suelo, algo insólito en el tenista helvético.

Con su rival fuera del encuentro Djokovic perdió su servicio y no pudo imponerse al resto por lo que su ventaja se redujo a 4-2. Sin embargo, fue capaz de ganar su siguiente saque en blanco y de cerrar el partido con el 6-3 final.

Miami se muestra pues un torneo propicio para el serbio, que ya lo ganó en el año 2007 y que jugará su segunda final en tres años. Su rival saldrá del encuentro que a partir de la una de la madrugada enfrenta al británico Andy Murray y al argentino Juan Martín del Potro, verdugo de Rafael Nadal.

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies.
OK | Más información