Ir a versión clásica Ir a versión móvil

Sastre, convencido de hacer podio en el Giro

  • Ahora mismo es séptimo
Ahora mismo es séptimo
Defensa Central Defensa Central

El español Carlos Sastre, séptimo en la general del Giro, señala la cronometrada de Riomaggiore (60,6 kilómetros) y la etapa de montaña del Blockhaus como las claves para saber si podrá lograr su sexto podio en las pruebas grandes por etapas, en una carrera que hasta la primera jornada de descanso lidera el italiano Danilo Di Luca.

Sastre cerró la primera semana de competición "con una sensación muy positiva y sobre todo con ganas de afrontar el segundo bloque de siete días y saber un poquito más de cómo puedo mejorar a lo largo de esta carrera y de qué sensaciones voy a tener en las etapas importantes, como en la contrarreloj de Riomaggiore (día 21) y en la subida al Blockhaus (día 27)".

El ganador del Tour sigue, sin hacer ruido, fiel a sus estilo, entre los favoritos al triunfo en Roma. Es séptimo a 1.24 minutos de Di Luca y de él se espera que continúe con la regularidad habitual, la que le ha llevado a la merecida etiqueta de "míster top ten", con con cinco puestos entre los tres primeros entre Vuelta y Tour. Le falta un podio rosa y ese sigue siendo su objetivo.

Los primeros 9 días de carrera la jerarquía del Giro está formada por 6 corredores que cuentan con opciones. El actual líder, Danilo Di Luca (LPR), ha sido el más fuerte hasta la jornada de descanso, tanto que recuerda al que ganó el maillot rosa en 2007. Como Sastre, también calcula en el tiempo que puede perder en la contrarreloj de 60 kilómetros respecto a los rodadores, como Leipheimer, Menchov, Rogers y Lövkvist . "Dos minutos máximo", dice el ciclista de los Abruzzos.

El sueco Thomas Lövkvist (Columbia), segundo a 13 segundos de Di Luca, lleva el maillot blanco de mejor de joven y aspira a mejorar en las dos semanas que restan. A sus 25 años tratará, al menos, a repetir la segunda plaza de otro incipiente valor del ciclismo que empezó destacando en el Giro 2007, el luxemburgués Andy Schleck.

Tal vez los pronósticos se inclinan por el estadounidense Levi Leipheimer (Astana), cuarto a 51 segundos. El ganador de la Vuelta a California y Castilla y León debe presentar sus credenciales en la contrarreloj larga de la presente edición. Contará con un equipo experimentado a sus servicio, con el mismo Armstrong y Chris Horner, entre otros.

Los italianos tienen otra baza de peso: Ivan Basso (Liquigas), sexto a 1.14 minutos. Ya conoce lo que es ganar el Giro, pues se impuso en 2006, antes de iniciar su periodo negro por dopaje. En Los Dolomitas se mostró ambicioso y dio la cara en cabeza, aunque al final fuese superado por los rivales que le preceden en la general. Su receta es la paciencia y aparecerá en las jornadas clave de montaña.

El ruso Denis Menchov (Rabobank), doble vencedor de la Vuelta, figura quinto a 58 segundos del líder. Su exhibición en Alpe di Siusi fue un alarde de fuerza y ambición, por lo tanto, sus rivales le van a tener en cuenta. Solvente en contrarreloj y en montaña, la duda que arroja se refiere a su tradicional "día malo".

Las decepciones han sido Gilberto Simoni y Damiano Cunego. El primero, de 37 años, se hundió en el primer ascenso del Giro y "el principito" del ciclismo italiano es vigésimo primero a más de 3 minutos.

Por su parte, el estadounidense Lance Armstrong, desapareció de los pronósticos a las primeras de cambio. El texano se presentó en el Giro recién operado de una fractura de clavícula y fuera de forma, por lo que sus ambiciones pasan por preparar el Tour de Francia en las dos semanas que restan de carrera y ayudar a Leipheimer en su asalto al maillot rosa.

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies.
OK | Más información