Ir a versión clásica Ir a versión móvil

Federer se medirá a Roddick en la final

  • Ganaron en semifinales a Haas y Murray respectivamente
El suizo será nº1 si gana
Defensa Central Defensa Central

El suizo Roger Federer, número 2 del mundo, se metió hoy en su séptima final consecutiva en el torneo de Wimbledon tras derrotar por 7-6 (3), 7-5 y 6-3 en 2 horas y 2 minutos al alemán Tommy Haas en la pista Central.

"Creo que Tommy ha jugado extremadamente bien y por eso estoy tan contento de haber podido clasificarme, porque sabía que iba a haber peligro. Es increíble estar aquí otra vez", indicó el segundo cabeza de serie nada más terminar el choque en la "Catedral".

EL SUIZO BUSCA SU SEXTO WIMBLEDON

Federer, que tendrá la oportunidad de batir otro récord si suma su decimoquinto Grand Slam -actualmente comparte marca con Pete Sampras, con 14 "grandes"-, reconoció que le resultaba "increíble" volver a estar en una final en el SW19 y que sería "una gran ocasión" para meterse en los libros de historia. Eso sí, quiso matizar que ésa no era "la única razón" por la que juega a tenis pero volver a estar ahí este domingo "será algo extraordinario".

El de hoy fue el duodécimo encuentro entre ambos tenistas. En los anteriores, el suizo se apuntaba una ventaja de 7 choques vencidos por 2 victorias del alemán, el vigésimo cuarto favorito. Pero Haas es un hombre que se mueve por la superficie verde con comodidad. Y hoy, al menos durante el principio, volvió a dar trabajo al de Basilea, como hiciera ya en Roland Garros, cuando obligaba al numero 2, en los octavos de final, a remontar 2 sets para proseguir su andadura por tierras francesas.

PRIMER SET DECIDIDO AL TIE BREAK

El pulso en la "Catedral" arrancó igualado. El germano tuteaba al campeón del Abierto de París en la pista Central. O eso hizo durante los primeros juegos. No hubo posibilidad de break para ningún jugador en una manga inicial en la que se vieron buenos intercambios y a un Haas sólido y agresivo. El germano le plantaba cara al hombre más temido en el circuito, con permiso del español Rafa Nadal; no regaló puntos al principal favorito para ganar esta edición en la hierba del All England Club. Empezaba suelto, con buenas subidas a la red y manteniéndose agresivo.

El vigésimo cuarto cabeza de serie se apuntaba 6 "aces" en este primer set -el doble que Federer- aunque cometió el doble de errores no forzados (10) que su rival helvético. El "tie-break" decidió el primer parcial, que duró 46 minutos, y en el que Haas empezó a derrumbarse moralmente durante la "muerte súbita" para terminar claudicando ante la raqueta del suizo, que puso su firma a este set por 7-3.

LOS ERRORES NO FORZADOS CONDENAN AL ALEMÁN

Las cosas variaron y cada vez se empezó a ver a un Haas que tropezaba con más frecuencia en momentos clave. Sus 31 errores no forzados por los 15 de Federer fueron significativos. La ventaja dio confianza al cinco veces ganador de este torneo. Federer, que acumuló 49 "winners" por 28 de su rival, se mostró intratable con un saque castigador que presionaba cada vez más a un Haas cada vez más debilitado.

Progresivamente, el suizo, con un porcentaje más que notable de primeros servicios -rubricó un total de 11 saques ganadores, los mismos que Haas-, se convertía en el clarísimo dominador de una manga que también se llevó el segundo favorito por 7-5 ante un alemán que sudaba para quebrar al helvético. El germano nunca tuvo ocasión de romper el saque de Federer que, por contra, convirtió 2 de las 8 ocasiones de "break" que tuvo durante el encuentro.

Los nervios hacían mella en un Haas que incurrió en 5 dobles faltas -Federer sólo cometió 1 en todo el duelo- que comenzaba a fallar pelotas fáciles y se lo ponía en bandeja a un Federer cada vez más sólido que selló la victoria en 3 sets tras cerrar el tercer por 6-3.

RODDICK BUSCA REVANCHA

El estadounidense Andy Roddick enterró la final soñada en Wimbledon entre Roger Federer y Andy Murray después de superar en un partido muy competido al británico en cuatro sets por 6-4, 4-6, 7-6 (7) y 7-6 (5) porque anteriormente el suizo había cumplido su papel frente al alemán Tommy Haas.

 Roddick subió su nivel para apear a un Murray que llegaba con la vitola de favorito. El de Nebraska rayó a gran altura con su servicio, en la dinámica habitual, pero además ofreció una consistencia inhabitual desde el fondo de pista y una derecha 'aguda' que molestó a Murray pese a su capacidad de recuperación. Murray, que perseguía un hito histórico porque desde 1938 un británico no juega la final de Wimbledon, se vio sorprendido cuando sacaba para igualar a cinco en la primera manga, que cayó del lado del estadounidense al resto.

EL BRITÁNICO, MUY NERVIOSO ANTE SU PÚBLICO

El británico, que ya había superado adversidades en este torneo, se recuperó de inmediato e igualó el partido de nuevo por 6-4. Pudo aprovechar su momento porque en el primer juego del tercer set dispuso de tres pelotas de 'break', pero el campeón del US Open en 2003 resistió y enderezó el partido. Roddick, desde entonces, ganó con mayor aplomo sus servicios y ambos encaminaron el partido a un 'tie-break' dramático, que tendría mucho que decir en el devenir posterior del encuentro. Ambos tenistas cuajaron un juego de desempate espectacular. Murray tuvo su 'set-ball', pero no lo aprovechó. En cambio Roddick sí lo haría a la segunda, siendo agresivo y subiendo a la red.

De nuevo en el cuarto Murray se aferró al encuentro aunque era Roddick quien dominaba desde el fondo con una derecha muy afilada. El de Dunblane contó incluso con pelota de rotura en el séptimo juego, pero se fue al limbo y ambos tenistas volvieron a citarse en la muerte súbita. En la misma, de nuevo Roddick ofreció mayor determinación y se apuntó el triunfo por 7-5 para disputar el domingo su tercera final en Wimbledon, ante el mismo rival -Roger Federer-, pero soñando con otra suerte porque en ambas cedió ante el de Basilea.

 

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies.
OK | Más información