Ir a versión clásica Ir a versión móvil

Contador: "Este Tour lo voy a saborear dos veces"

EFE EFE

Alberto Contador restó un día más a lo que le queda para ganar el Tour de Francia y afirmó que saboreará dos veces la victoria en París por los problemas que ha tenido en el seno de su equipo para sumar la victoria: "Este Tour lo voy a saborear dos veces porque ha sido difícil cada día", afirmó el madrileño de Pinto cuando le preguntaron si las desavenencias dentro de Astana daban más empaque a su victoria.

Sin embargo, Contador no se mostró rencoroso y aseguró que en la etapa de mañana no tendrá problemas en ayudar a sus compañeros, incluido a Lance Armstrong, a mantener el podium de París o subir posiciones.

"Mañana el objetivo prioritario es mantener el maillot amarillo hasta París. Pero si en algún momento es compatible con ayudar a un compañero para que se mantenga en el podium, como por ejemplo a Lance (Armstrong), o a que mejore posiciones, le voy a ayudar sin ningún tipo de peros", indicó.

Contador auguró para mañana ataques de los hermanos Franck y Andy Schleck. "Atacaran los hermanos Schleck, yo bastante tengo con tratar de defender mi situación, que es ya bastante complicado como para intentar atacar. Llevaremos una mentalidad bastante más conservadora y pensando en mantener el maillot amarillo", dijo.

Al español sólo le resta la etapa de mañana, con meta en el temible Mont Ventoux, para alcanzar el paseo triunfal por los Campos Elíseos del próximo domingo. "Es un puerto muy duro. Me gustaría que no hubiera montaña, pero queda el Ventoux que es muy exigente, sobre todo en la parte final, que tiene las rapas más duras y el viento suele dar de cara y frena a los ciclistas", comentó. "Me gustaría tener un día tranquilo, pero sé que va a haber batalla", indicó.

Contador señaló que disfruta cada día que se acerca a París, porque "en todas las etapas se puede perder el Tour". "Hoy era una jornada de transición, pero cada día es peligroso. Cuando se ha puesto a llover he aumentado la precaución", indicó.

"Ha sido un día bastante complicado. Con la escapada de 19 corredores se ha ido muy rápido, había cambios de viento, el último puerto se ha ido muy rápido pensando en descolgar a Cavendish. La bajada más y la guinda ha sido que ha empezado a llover. Me preocupa más que nunca, porque la situación que tengo en la general es buena y los percances son los que mas me pueden perjudicar", comentó.

"No he querido correr riesgos, he perdido algunos segundos pero lo importante era llegar sano y salvo a meta", dijo.

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies.
OK | Más información