Ir a versión clásica Ir a versión móvil

La selección española logra tres medallas de oro

EFE - Valladolid EFE - Valladolid
La selección española finalizó el Boxam 2008, torneo internacional que se ha disputado en el polideportivo Huerta del Rey de Valladolid, con tres medallas de oro, las logradas por Kelvin de la Nieve, Rafael Pujol y Oreste Molina. La tarde comenzó con las finales femeninas, en las que las rusas, Soya Ochigava y Elena Savelyeva, y la francesa Cindy Orain, se adjudicaron los combates que las proclamaron campeonas en peso pluma, wélter y ligero, respectivamente . Después, llegó el turno de las confrontaciones masculinas, con el primer español en liza, Kelvin de la Nieve, quien midió su gancho con el húngaro Istvan Ungvari, en menos de 48 kilogramos.

Ambos boxeadores se mostraron cautos en los primeros compases, hasta que Kelvin de la Nieve terminó de estudiar a su adversario y atacó con su fugaz gancho de izquierda. También alternó derechazos directos. Pero el húngaro supo defender su distancia con "jab" de derecha y movimiento continuo. No obstante, al finalizar el segundo asalto, Ungvari quedó arrinconado gracias a las buenas series que De la Nieve sacaba cuando encontraba el momento. Así, en el tercer asalto, desde el rincón húngaro se tiró la toalla con el fin de evitar un castigo mayor. En menos de 54 kilogramos, la final deparó un enfrentamiento español, en el que Rafael Pujol y Francisco Torrijos, intercambiaron golpes intencionados desde el primer asalto. Pujol, con el directo de izquierda, y Torrijos, con el gancho de derecha, lograron entretener al público en cada segundo del combate.

No en vano, Pujol supo contrarrestar, en los momentos decisivos, la alocada impetuosidad de Torrijos con gran capacidad evasiva y precisión desde el flanco izquierdo (19-18). Después, en menos de 57 kilos, el español Oreste Molina peleó con el ruso Victor Batalov, en un combate en el que Molina no pudo entrar en el terreno del ruso, ya que éste defendía su parcela con un gancho ambidiestro y un portentoso "crochét". Así, Batalov, desde el centro del cuadrilátero, dominó al español, que intentaba conectar algún golpe aproximándose demasiado al cuerpo del ruso. Con esta táctica, logró sacar puñetazos que mermaron la pegada de Batalov paulatinamente, hasta que en el último asalto ajustó su directo para, de este modo, adjudicarse la victoria final (14-12).

En peso welter, Isaac Real saltó al ring con la firme intención de aguantar el tipo ante el ruso Sergey Kholyavko, quien avisó de su peligro con temibles ganchos, seguidos de directos de derecha que, a duras penas, Real lograba repeler. El ruso bailó con agilidad, manejando la distancia cuando el español sacaba su combinación derecha-izquierda. Además, no retrocedía si Isaac Real se encaramaba a la corta distancia para castigar su torso. Podía estar contra las cuerdas y, aún así, era capaz de golpear con facilidad, merced a un amplio repertorio que le aupó a lo más alto del podio (12-6). Tras este combate, Guzmán Castillo se midió, en peso medio, al húngaro Istvan Szili, en una pelea en la que el español conectó buenos directos con el "jab" de derecha, mientras que el húngaro demostró una fortaleza extrema en su gancho, también de derecha.

Al final, la lucha entre ambos púgiles resultó igualada hasta el final, pero fue el húngaro el que impactó una mayor cantidad de golpes ganadores, sobre todo con su gancho (15-13). En peso pesado, el español Mustafá Chadlioui se vio obligado abandonar, dado que el ruso Alexander Karakazyan le propinó una buena reprimenda gracias a un potente directo de izquierda que noqueó al español. También se hicieron con la victoria final de este torneo, los franceses Amine Lamiri (-51) y Rachid Azzedine (-60), el armenio Eduard Hambardzumyan (-64), y los rusos Alexander Moscovsky (-81) y Nyyaz Fayzullin ( 91).
Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies.
OK | Más información