Ir a versión clásica Ir a versión móvil

Federer-Djokovic, primera semifinal del Open Usa

EFE EFE

El serbio Novak Djokovic, con el que ha coincidido, entre otras, en las dos últimas ediciones del Abierto de Estados Unidos, es el penúltimo escollo que encontrará el número uno del mundo, el suizo Roger Federer, en el camino hacia el sexto título consecutivo del último Grand Slam del año.

El torneo entra en su recta final llena de incertidumbre a causa de la meteorología. Y con el recuerdo de la edición del 2008 aún fresco. Tras diez días sin lluvia, el agua arreció el jueves, suspendió el partido entre el español Rafael Nadal y el chileno Fernando González, aún de cuartos de final, y amenaza con proseguir hasta el sábado, para cuando están fijadas las semifinales.

Ante Djokovic, el suizo, que acumula 39 victorias seguidas en el Abierto de Estados Unidos, afrontará su vigésima segunda semifinal de un Grand Slam consecutiva. Y puede alcanzar veintiuna finales si supera al serbio. Algo inigualable en la historia del tenis.

Números expectantes al margen de los que acumula su rival. La situación del balcánico es opuesta. Y su empeño en conquistar el último 'major' del curso, el segundo de su carrera, se topa, otra vez, con la mejor raqueta de la historia.

Djokovic ha perdido cuatro de las seis semifinales del Grand slam que ha disputado, se encontró con Federer en los dos últimos años. Especialmente dolorosa fue la final del 2007, cuando tuvo opción de ganar los dos primeros sets y terminó derrotado: "Intentaré mantener la progresión que he mostrado. De Roger Federer no hay que hablar mucho. Ahí están sus éxitos y su nivel, y su estilo de juego. Me he enfrentado muchas veces con él. Muchas, en distintas superficies", dijo el serbio.

"Nos conocemos. No hay secretos en nuestros respectivos juegos. Así, que simplemente es una cuestión de tener un buen día. Y concentrarse. Físicamente voy a tener tiempo de recuperarme y estar preparado", añadió Djokovic, uno de los que más sólidos se ha mostrado en la competición.

Federer, además, se ha apuntado ocho de los doce partidos que ambos han disputado. Incluida la última, en la final del Masters 1000 de Cincinnatti, donde su triunfo fue inapelable (6-1 y 7-5): "El partido con Djokovic será diferente a todos los demás. Dependerá de las condiciones en que se dispute", dijo Federer, pendiente de la evolución climatológica.

"Va a ser un partido difícil. Me refiero sobre todo a la buena trayectoria y el buen nivel que ha evidenciado hasta llegar aquí. No hay nada diferente. El hecho de llegar a la semifinal de un Grand Slam es ya un motivo para estar alerta. Ya es difícil estar ahí. Y esperar a ver que sucede para la final", destacó el suizo.

Federer advirtió que su rival "aa hecho méritos para estar en semifinales. Sobre todo, en el partido de semifinales contra Verdasco hizo un partido sólido. Siempre ha estado a un alto nivel contra mí aunque le gané recientemente en Cincinnati. Y confío en basarme un poco en aquél partido y tratar de ganarle otra vez el sábado", concluyó.

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies.
OK | Más información