Ir a versión clásica Ir a versión móvil

Madrid busca coronar en Copenhague su tercer intento por ser sede olímpica

  • OLIMPISMO-MADRID 2016/CANDIDATURA
OLIMPISMO-MADRID 2016/CANDIDATURA
EFE EFE

Madrid busca coronar el próximo 2 de octubre en Copenhague su tercer intento por ser sede olímpica, en este caso, para los Juegos de 2016, tras haber competido por los de 2012, que finalmente obtuvo Londres, y por los de 1972, que se llevó Münich.

La capital inició su carrera olímpica hace ahora 44 años, en 1965, cuando el entonces alcalde franquista, Carlos Arias Navarro, comunicó al presidente del Comité Olímpico Internacional (COI), el estadounidense Avery Brundage, la decisión unánime del Pleno del Ayuntamiento de optar a los Juegos de 1972.

La candidatura madrileña para 1972 ofrecía Barcelona como sede para disputar las pruebas acuáticas, pero en la votación final, que tuvo lugar en Roma en abril de 1966, con Detroit, Montreal y Münich como contrincantes, fue la ciudad alemana la elegida.

Pasarían 27 años hasta que la capital volviese a reconocer que sentía "deseo y necesidad" de ser olímpica, unas palabras que pronunció el alcalde del PP, José María Álvarez del Manzano en 1993.

Cuatro años después, en 1997, Álvarez del Manzano y, curiosamente, Alberto Ruiz-Gallardon, entonces presidente de la Comunidad de Madrid, se entrevistaron en Lausana (Suiza) con el presidente del COI, Juan Antonio Samaranch, para informarse de los pasos a seguir para presentar una candidatura.

Tras el descarte de Sevilla 2008, Samaranch informó al Ayuntamiento de que el movimiento olímpico "vería con simpatía" la candidatura de Madrid para los Juegos de 2012 y, con un acuerdo unánime del Pleno municipal, en el año 2000, la capital inició su segunda carrera olímpica y le demostró al COI que esta vez sí tenía un proyecto sólido, fuerte y apoyado por el conjunto de la sociedad, las tres administraciones y la Corona.

La Comisión de Evaluación del COI visitó la capital en febrero de 2005 y cuatro meses después subrayó en su informe que Madrid había hecho una "presentación de alta calidad" y que había implicado a los tres niveles de Gobierno (nacional, regional y local) en la planificación y el operativo de los Juegos.

Sin embargo, la ilusión de 2012 se desmoronó el 6 de julio de 2005 en Singapur, donde, en votación individual y secreta, el COI optó por Londres como organizadora de la XXX Olimpiada.

No obstante, quizá nunca una ciudad había estado tan cerca de conseguir el sueño olímpico. Madrid fue la candidata más apoyada en la segunda ronda y estuvo a sólo dos votos de París, la otra finalista, en la tercera. Moscú y Nueva York habían quedado eliminadas antes.

La sensación de que "faltó muy poco" y las palabras del presidente del COI, Jacques Rogge, que seis meses después de Singapur animó a Madrid a presentarse para 2016, hicieron que el Ayuntamiento no renunciase a su sueño olímpico y que, justo un año después de la derrota, el 6 de julio de 2006, el Pleno acordarse dar la tercera batalla olímpica.

Una mano abierta con los colores olímpicos dibujando una "M", una frase "Los Juegos de las personas" y un rostro, el de la medallista en Barcelona 92 Mercedes Coghen, consejera delegada de la candidatura, son los emblemas del proyecto olímpico más consolidado que haya tenido nunca la capital.

Un proyecto que cuenta con el aval de casi el 80 por ciento de las instalaciones olímpicas concluidas, además de un fuerte respaldo financiero e institucional.

El 2016 "es el momento de Madrid", ha dejado claro por los cinco continentes el alcalde Ruiz-Gallardón, a quien no se le puede reprochar haber escatimado el más mínimo esfuerzo para que el 2 de octubre en Copenhague a la tercera sea la vencida

 

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies.
OK | Más información