Ir a versión clásica Ir a versión móvil

Lula proclama que "ha llegado la hora de Río" y de América del Sur

  • Destacó el mestizaje de la ciudad
Destacó el mestizaje de la ciudad
EFE/ Defensa Central EFE/ Defensa Central

El presidente de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva, pidió este viernes en la asamblea del COI en Copenhague una oportunidad para que Río de Janeiro organice en 2016 los Juegos Olímpicos, porque éstos pertenecen "a todos los pueblos y continentes, a la humanidad entera".

Lula afirmó que ha llegado "la hora" de Río, la única entre las diez principales economías del mundo que nunca ha tenido unos Juegos, y recordó que América del Sur es junto con África el único continente que jamás ha acogido la máxima cita deportiva mundial.

"Nuestra candidatura no es sólo nuestra, también de toda América del Sur, de 400 millones de personas, entre ellos 180 millones de jóvenes", señaló Lula, quien habló de la necesidad de corregir el "desequilibrio" geográfico en la concesión de los Juegos. El COI ha introducido en los últimos años nuevas modalidades y nuevas tecnologías, además de atraer a más países al movimiento olímpico, pero su "desafío" ahora es abrir "nuevas fronteras", expandiendo los Juegos a otros continentes para que "la llama olímpica pueda arder también en ellos".

A diferencia de las otras ciudades envueltas en la disputa por los Juegos de 2016 (Madrid, Chicago y Tokio), añadió, para Río de Janeiro éstos serían una oportunidad única para elevar la autoestima del pueblo brasileño e impulsar el desarrollo del país, dejando un "legado" para todo el pueblo.

 

Mestizaje como identidad

Brasil vive un momento "mágico", "excelente", con una economía "pujante" que ha permitido a 30 millones de personas salir de la pobreza en los últimos años, recordó Lula, quien dio todas las "garantías posibles" para los Juegos y reiteró el compromiso de todos los poderes políticos brasileños con la candidatura. La cumbre del G-20, celebrada recientemente en la ciudad estadounidense de Pittsburgh, ha reconocido la importancia de Brasil como país emergente y su capacidad para salir de la crisis, resaltó el presidente brasileño.

Lula destacó también el carácter mestizo de la sociedad brasileña, lo que constituye su "identidad", y su condición de pueblo "apasionado" que hará sentir a los miembros del COI su "calor y alegría" si Río gana. El presidente de Brasil, que cerró el turno de intervenciones de la candidatura y fue el único que habló en portugués, se mostró "con orgullo" representante de las "esperanzas y sueños" de 190 millones de brasileños que estarán todos reunidos animando a Río.

"Río está listo, si nos dan esta oportunidad no se arrepentirán, serán unos Juegos inolvidables", afirmó Lula al término de su intervención. En otras intervenciones dominó el lema "Río está preparada". En una presentación seria, con escasas concesiones al sentimentalismo y en la que subrayaron la condición de país emergente, que en 2016 pretende ser la quinta economía del mundo, así como la solidez de su sistema.

 

Nuevo modelo de vigilancia

Un argumento general fue que América del Sur nunca ha organizado antes unos Juegos, subrayado por un mapa del mundo mostrado a los miembros del COI que demuestra el predominio de Europa y América del Norte como sedes de citas olímpicas de verano y de invierno.

"Las puertas están abiertas a la mayor fiesta de la humanidad", subrayó Lula. Anticipándose a posibles preguntas de los integrantes del COI el gobernador del Estado de Río, Sergio Cabral, ha hecho hincapié en que la seguridad está garantizada, con "un nuevo modelo de vigilancia" que quedó patente durante los Juegos Panamericanos de 2007, "donde no hubo incidentes".

Las garantías económicas las ha aportado el presidente del Banco Central de Brasil, Enrique Meirelles, mientras que los momentos más sentimentales han llegado de los personajes más vinculados al deporte. El decano de los miembros del COI y ex presidente de la FIFA Joao Havelange ha expresado el deseo de ver cumplido el sueño de que Río, su ciudad, albergue los Juegos en 2016 y que él mismo pueda celebrar en ese momento sus cien años de vida.

En el estrado estaban también otras personalidades del deporte, como el futbolista Pelé, el paralímpico Daniel Dias y la joven atleta Barbara Leonicio, que no hablaron, aunque las lágrimas de ésta última pusieron el punto emotivo.

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies.
OK | Más información