Ir a versión clásica Ir a versión móvil

"No quiero que la gente sienta pena por mí"

  • Ballesteros, en una entrevista a la BBC
Ballesteros, en una entrevista a la BBC

 El ex golfista Severiano Ballesteros, cinco veces ganador de un 'major', aseguró que no le gusta que la gente sienta "pena" por él, a causa del tumor cerebral que padeció y que llegó a poner en peligro su vida.

"No quiero que la gente sienta pena por mí, muchas quizás lo hagan o incluso lloren por mi caso pero yo realmente me siento una persona muy afortunada, he tenido grandes momentos en toda mi vida y creo que he vivido dos o tres vidas más que alguien normal", señaló Ballesteros.

El cántabro, que reconoció que los médicos hicieron algo "milagroso" para lograr su recuperación de un tumor cerebral, incidió en la "suerte" que ha tenido durante toda su vida, recalcando que las dificultades que haya podido atravesar "no son nada en comparación con las de otras personas".

A la hora de recuperarse, Ballesteros sí admitió que tuvo que vivir duros momentos, aunque matizó que siempre mantuvo la esperanza de poder superar su enfermedad. "Hubo momentos en los que todo era complicado pero en ellos hay que pensar en positivo. La vida en ese sentido es como el deporte, hay que luchar cada día y nunca darse por vencido", explicó el cántabro, de 52 años, en una entrevista a la BBC, que publica mañana.

Y es que el cinco veces ganador de un 'Grande' declaró que la "paciencia" resultó fundamental para sobreponerse a su estado. "Nunca fue mi fuerte, pero pasar 22 días en cuidados intensivos y luego 72 días en una habitación necesitaba una enorme paciencia", manifestó.

Eran en esos momentos, los de mayor debilidad, cuando Ballesteros recordaba el consejo de su amigo Roberto de Vincenzo, ganador del Open Británico en 1967. "Como solía decir él, 'cuando llegan los malos tiempos tienes que abrir el paraguas y esperar a que deje de llover'", recordó.

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies.
OK | Más información