Ir a versión clásica Ir a versión móvil

"Florentino sí que conoce el Castilla"

  • Alejandro Menéndez, entrenador del Real Madrid Castilla, en exclusiva para Defensa Central
Alejandro Menéndez, entrenador del Real Madrid Castilla, en exclusiva para Defensa Central
Alberto Piñero - La entrevista Alberto Piñero - La entrevista

Serio, educado y algo distante. Así podría describirse a Alejandro Menéndez desde la barrera. Sin embargo, hacen falta escasos minutos hablando de fútbol con él para descubrir en el entrenador del Real Madrid Castilla a una persona cercana, amante del fútbol y apasionada de su trabajo. El técnico recibe a Defensa Central en exclusiva en la Ciudad Deportiva de Valdebebas aún con el chándal de entrenamiento para desgranar la actualidad del filial merengue en una jugosa entrevista dividida en dos partes.

Habrá quien no conozca a Alejandro Menéndez, ¿cuál es su historial?
Me inicié en equipos de Gijón, de donde soy, y el primer gran salto fue al Juvenil A del Sporting de Gijón. En cuatro años que estuve allí con dos generaciones distintas logramos un campeonato de España y dos subcampeonatos más, uno de liga y otro de copa. En una de esas fases finales en Madrid el Real Madrid se fijó en mí por la necesidad de hacer un cambio después de algunos años sin estar entre los mejores, y ese mismo año ganamos el campeonato de España. Estuve un segundo año en el club ya con otra dirección, con Míchel y sin Ramón Martínez que fue con el que llegué, y volvimos a repetir la final aunque esta vez el campeonato se lo llevó el Valencia. Pero más allá de los resultados, salió una gran cantidad de jugadores que muchos han llegado a triunfar y algunos incluso están en el primer equipo ahora, y me siento también muy orgulloso de ello. De ahí ya paso a un escalón más, en el filial del Celta de Vigo en Segunda B. Hacemos un gran campeonato quedando séptimos  con un equipo que se confeccionó precipitadamente y que solía sufrir en la categoría. En esos últimos dos meses, el primer equipo del Celta corre peligro de descender y se me dio la posibilidad de subir al primer equipo. Quedaban seis partidos con una final de la copa Galicia, y conseguimos salvar el equipo de forma casi inmediata. Parecía que me podía quedar, pero regreso al filial y volvemos a repetir una buena campaña haciendo buen fútbol y quedando quintos.

Fue entonces cuando regresó al Real Madrid con la llegada de la nueva directiva…
Sí, el convencimiento por parte de la dirección para que yo sea el entrenador del Castilla es firme y eso me hace decidirme por regresar. Tenía ofertas de una categoría mayor, pero me hacía ilusión volver al Real Madrid porque tuve una salida un tanto rara del club, y porque muy pocos entrenadores tienen el privilegio de acceder a entrenarlo, de poder hacer historia, de trabajar en esta última fase de formación en la que el club pone en tus manos gente muy importante, y donde ha de fructificar todo el trabajo que se hace en la cantera. Es una recompensa al esfuerzo hecho a lo largo de los años y me siento muy a gusto aquí. Tanto para los jugadores como para los entrenadores del Castilla, éste es un escaparate muy grande en su carrera y para bien o para mal, el trabajo aquí tiene además mucho más realce pues las miradas son muchas.

 

"Me podría asemejar con Marcelino García Toral"

 

¿Cómo podría definir su propio estilo de juego?
Como entrenador de formación trato de que predomine el buen juego, darle contenido al juego, que haya mucha conexión al balón, mucha combinación, que haya mucha movilidad, intentar tener esa referencia del fútbol moderno. Me gusta que el equipo sea atrevido, que sepa ir al campo rival, que tenga iniciativa, me gusta mirar hacia adelante. Pero que también se mantenga una intensidad, una concentración y una exigencia alta, ser eficaces y muy competitivos a la vez. Y sobre todo, que los jugadores tengan una experiencia que les sirva de cara al futuro, que sepan lo que es este deporte y que lo que hagamos se asemeje lo más posible al fútbol profesional de élite.

¿Con qué entrenador de Primera se podría asemejar?
Pues quizá con Marcelino García Toral… fuimos compañeros en la cantera del Sporting, y luego él estaba en el primer equipo cuando yo entrenaba en el Juvenil A. Creo que tengo muchas cosas de él en cuanto a involucrar al jugador, a tener mucha solidaridad en el campo, a que haya un trabajo exigente pero que no se pierda la belleza. Creo que ahí le he dado mi estilo con esas cosas que me fijé de él.

¿Cómo ve al Castilla a día de hoy?
Pues después de la victoria del pasado domingo creo que existen dos vertientes o visiones distintas. Una basada en los resultados, en que no hemos logrado sacarles todo el jugo que podíamos con esos siete empates cuando hemos tenido victorias en la mano. Y la otra basada en lo que el equipo va ofreciendo día a día. Va evolucionando muchísimo, mejorando no sólo en juego sino también a nivel individual, y ahí me hace tener una mirada positiva pues creo que el trabajo está siendo bueno. Se ha marchado gente importante y ha venido gente que puede ser importante pero que se está adaptando no sólo a la categoría sino también al club, y en esa transición que tienen que tener todos los filiales, creo que el Castilla ahora mismo se encuentra desajustado en cuanto a la formación y la competición. Pero estamos convencidos de que eso se va a igualar y más tras la última victoria y tras haber roto esa mala racha de cara al gol.

"El Castilla ahora mismo se encuentra desajustado en cuanto a la formación y la competición"

¿No hay preocupación entonces?
No, y tampoco hay que obsesionarse con que hay que ascender, pues no sabemos si vamos a ascender o no. Evidentemente como todo un Real Madrid que somos, hay que intentar ser los mejores, pero hay una dosis de formación que no podemos olvidar y nuestro santo y seña debe ser que si el primer equipo y la dirección tienen intención de mirar abajo, poder ofrecerles algo, y creo que vamos en el camino.

El partido del domingo ante el Villanovense puede marcar las diferencias…
Sí, el partido a priori se prevé feo, pues es un rival aguerrido que querrá aferrarse a la categoría sujetando los puntos que dispute en su casa. Nosotros además sabemos que despertamos expectación allí donde vamos, y tenemos que ir con los seis sentidos. No podemos pensar que por llevar el escudo del Madrid se nos va a poner más fácil, al revés yo creo.

 

¿En algún momento la plantilla ha perdido los ánimos?
No, cualquiera que venga a ver el equipo entrenar se quedaría asustado, pues se entrena feroz, con una ilusión grandísima, todos sus componentes están metidos en el trabajo, hasta el físico que no gusta tanto. La intensidad y el ritmo son letales, la verdad es que da gusto. Hay veces que casi no tengo que hablar, ni corregir, ni puntualizar porque están muy metidos en el entrenamiento. Es cierto que el primer partido nos ha hecho daño después de una gran expectativa en pretemporada. No nos ha generado ansiedad, pero nos ha desajustado, y de ahí quizás esos siete empates. Pero estos empates nos llevan a pensar que todo no está mal aunque no todo esté bien. Tenemos una asignatura pendiente, que es que no exprimimos la cantidad de ocasiones que generábamos, pero por lo demás el equipo evoluciona bien, cada día se hace mejor juego, lo mantienen durante más minutos, y a nivel individual los jugadores van progresando.

"La intensidad y el ritmo son letales en los entrenamientos"

¿Hay equipo para ascender?
Hay que intentarlo partido a partido, domingo a domingo. Somos un equipo que tiene que mirar para adelante, a por los tres puntos sea la situación que sea, y creo que hay recursos para poder ganar a cualquier rival. Pero la Segunda B es una carrera larga, y hay que ir buscando en el camino que los jugadores tengan la seguridad y la confianza  en sí mismos para intentar estar al final ahí. Pero el ascenso no puede ser un objetivo por el que nos saltemos estos cinco o seis meses de trabajo, y que si no lo conseguimos en junio sea un fracaso. Al revés, hay que valorar que mes a mes podamos ir sumando, e ir demostrando que podemos estar ahí, y entonces podrá ser un objetivo muy normal.

¿Desde el club le han marcado el objetivo del ascenso?
En ningún momento. La primera frase de la dirección es que los jugadores tengan una buena formación… intentar tener muy buenos futbolistas, y que podamos cumplir las necesidades del primer equipo cuando éstos miren hacia abajo.

¿Hay algo malo en que el equipo ascienda a Segunda División?
Ni malo ni bueno, yo creo que siguiendo esa idea de formar, no estás trabajando mejor por estar en Segunda División, ni por estar en Segunda B trabajas peor. La idea es tener buenos futbolistas no sólo para mantener la categoría sino para cubrir unas necesidades, y esos parámetros tienen que estar muy claros. Indudablemente, estar en una categoría más, te da más calidad, en la experiencia, en ganar tiempo al tiempo… pero no te da mejores futbolistas. La labor de un filial es la de tener chicos muy jóvenes y con gran progresión en el fútbol, y ahí se incluye jugadores muy talentosos, con carácter y con una madurez y unas ideas claras… eso es lo que enriquece a un filial.

"Estar en una categoría más no te da mejores futbolistas"

¿Cuáles son los puntos fuertes de este Castilla?
Quizás sea esa mentalidad ganadora, la capacidad de sobreponerse a las circunstancias adversas. Tiene además una fortaleza muy grande y una seguridad en sus armas para jugar al fútbol como se vio el domingo. Pero sobre todo, la progresión que están teniendo los jugadores. El equipo defiende mejor, tiene más presencia y eso nos puede dar más posibilidades.

¿Y los puntos a mejorar?
La falta de pegada. No todo es culpa de los delanteros, quizás tengamos que buscar la precisión en el último pase, acomodarnos más, llegar con más libertad a esos últimos treinta metros, ver un poquito más allá de mi propio juego, ver a los compañeros… Dentro de esa iniciativa y fantasía que debe tener todo jugador en el área, si mejoramos en ese aspecto tendremos un equipo que va a ganar en competición y entonces los resultados no empañarán ya ese buen juego. El partido ante el Alcalá hubiera sido brillante así, en lugar de ser simplemente bueno por ejemplo.

"Un punto débil es la falta de pegada"

¿No cree que en ocasiones pueden acusar cierta inexperiencia en el equipo?
Bueno… se han marchado jugadores importantes como Agus o como Alberto Bueno con una experiencia amplia, jugadores letales con su formación casi acabada, y han venido algunos que no han dado lo mejor de sí aún, y quizás nos falte ese empaque, ese oficio. Raúl Ruiz es internacional, ha jugado en Segunda y aquí ha dado pinceladas, pero no se ha asentado en el juego. Y es un ejemplo como otros muchos que en competición no hemos sabido manejar. De ahí esos desajustes a la hora de competir.

¿Otro punto débil del Castilla podría estar en los árbitros?
No me gusta hablar de ellos porque en un año entre lo que te quitan y te dan, la diferencia es pequeña, pero es verdad que hasta el momento nos han quitado mucho y tengo entendido que el año pasado quitaron mucho más de lo que dieron. Hemos tenido resultados adversos que, sin que sea excusa, a veces han llegado porque hay partidos que se van en un detalle. Y ahí está el encuentro ante Cerro Reyes, que hicimos un partido vulgar pero con un gol que anularon que no era fuera de juego, o las expulsiones de Gary en Tenerife y ante la Gimnástica… hasta el momento es cierto que nos han quitado más de lo que nos han dado.

 

 

¿Cree que hay algún jugador que pueda estar listo para el primer equipo?
Uf, qué pregunta más difícil... hombre, el paso que hay del filial al primer equipo es grande, y normalmente viene precedido de una situación de necesidad. Ahora mismo, por ejemplo Acuña ya ha sido convocado en dos ocasiones aunque no haya jugado, porque hay una dificultad grande en que un jugador del filial debute, pero creo que en cuanto se le dé la oportunidad de que lo hagan, ellos darían esa dosis de entrega, calidad y juego acorde con la categoría. Evidentemente, estar entre los once o los dieciocho del Real Madrid es una exigencia grande, y no es lo mismo estar en el filial del Sporting que en el del Real Madrid. No sé si habría alguno preparado, pero lo vamos a intentar.

 

"El que es buen futbolista acaba aprovechando sus oportunidades"

 

¿Cómo podría adaptarse mejor un jugador del filial a la dinámica del primer equipo?
Bueno... hay veces que surge de improviso y por necesidad como le pasó a Raúl en su momento o a Alberto Bueno el año pasado o incluso al propio Acuña hace unas semanas. Indudablemente cada club tiene una filosofía de trabajo en la que cree, pero es verdad que los caminos son múltiples. Ahí está el Barcelona, que se encuentra en un momento dulce de resultados y le puede ofrecer una seguridad a esos canteranos que debutan. La forma de trabajar la van marcando unos puntos que no sólo son deportivos o de clasificación, sino que también pueden ser de confianza del jugador o por necesidad por sanciones o lesiones. La forma ideal no existe, al final al que se le da la oportunidad y es buen futbolista acaba aprovechándola. Y ya que el club maneje unas posibilidades grandes de ofrecer oportunidades a los canteranos es casi algo del azar, pues no es matemático, depende de muchos factores. Si tienes veinticinco jugadores que no sufren percances, tampoco vas a subir a cuatro canteranos porque con veintinueve futbolistas no se trabaja bien... lo importante es ir formando a los jugadores para que puedan demostrar que valen cuando tengan esa oportunidad.

"El Real Madrid sí apuesta por la cantera y ahí están los datos"

¿A usted como entrenador del Castilla le incordia más que le quiten jugadores de los entrenamientos o de los partidos?
Estuve aquí dos años en el Madrid hace tiempo donde fuimos campeones y subcampeones de España, y tenía jugadores como Adán, Granero, Mata, Bueno, Mosquera, Mateos, Velayos, Lora, los hermanos Callejón e indudablemente el título te enorgullece, pero al cabo del tiempo yo no hablo del campeonato de España, yo hablo de esos futbolistas que están ahí triunfando. Esa es la mayor satisfacción por encima de que para un partido no pueda contar con uno o dos jugadores. Me sentiría feliz si todo el trabajo fructifica y la mayoría de los jugadores están triunfando a medio o largo plazo.

"Quizá todos estos jugadores serían válidos en otro club que no fuera el Madrid"

¿Es el Real Madrid un club que apueste por la cantera?
Yo creo que sí. Ahora mismo no manejo el dato exacto, pero el Real Madrid es el club que más jugadores ha formado para Primera División, por encima incluso del Barcelona. El trabajo que se hace aquí está muy medido, si te equivocas con un jugador la crítica se ensaña contigo, pero los aciertos son muchos y ahí están los datos. Que luego el último paso se hace difícil, todos lo sabemos porque en el club más grande del mundo la exigencia es máxima, se necesitan resultados a corto plazo y luego están esa serie de condicionantes de las que hablábamos antes. Quizá en otro club que no fuera el Real Madrid todos estos jugadores serían válidos... y eso es un éxito. Luego después hay años y años, así como mejores y peores jugadores pero es que eso pasa en todos los filiales del mundo, no sólo en el Real Madrid. En el club se hace una buena labor de captación y de formación, hay una buena estructura y salen muy buenos futbolistas de aquí. Empezamos la entrevista hablando del trampolín que supone el Real Madrid Castilla para jugadores y entrenadores y me remito a la misma respuesta ahora.

 

 

¿Qué le parece la política de ceder y vender canteranos con opción de recompra?
Para quienes no quieran ver esa labor de formación les parecerá mal, como que no se aprovecha a los jugadores. Yo creo que el manejar esa baraja de futbolistas y poder decidir si necesitan un año más para ganar experiencia y oficio en Primera División es una opción muy buena, y más sin necesidad de cortar la proyección de los propios jugadores. Fíjate en Granero, que estar en Getafe le ha supuesto una proyección grandísima porque se ha confirmado que era un gran futbolista, y a lo mejor si siguiera en el Madrid aún no lo sabríamos con certeza. Y lo mejor es que no hay sólo un Granero, sino que también está Negredo, Alberto Bueno, José Callejón, De la Red, etcétera, etcétera... y esa cadena no se interrumpe. Pero esas exigencias de triunfos que tiene el primer equipo del Real Madrid hace que los canteranos tengan que luchar a veces con la élite de fútbol mundial. Incluso esta semana en la Copa del Rey que salieron los no habituales, casi todos eran internacionales...

"Granero es una referencia para los jugadores del Castilla"

¿De qué jugador de los que han pasado por sus equipos está más orgulloso?
De todos, ¡no puedo elegir! La generación de jugadores que tuve en el Madrid fue muy muy buena, son chicos todos con la cabeza muy asentada además y por eso están donde están. Creo que aquí hay que tener una visión global aunque haya jugadores con los que pueda mantener una relación más estrecha como con Mata, con el que coincido en Gijón, o con Granero, que está muy preocupado por la cantera, viene a vernos a los partidos, baja al vestuario con los chicos y es una de las referencias que hay en el vestuario del Castilla.

¿Qué le pareció cuando Florentino Pérez contestó en una entrevista hace unos días que no conocía al entrenador y los jugadores del Castilla?
Yo creo que lo sabía, pero que en un momento dado decidió no contestar, quizá porque vio que la entrevista no se desarrollaba por los cauces donde la educación y el respeto debían predominar. Cerró la entrevista con esa decisión, pero yo sé que conoce a jugadores, ha venido a vernos, y ha hablado con ellos... es cierto que el presidente está en otra línea que no debe ser muy cercana a los jugadores, pero todos sabemos y se ha demostrado que esa entrevista se cerró mucho antes de los que debía.

"No me imagino entrenando al primer equipo"

Por último, ¿se imagina algún día como entrenador del primer equipo como Del Bosque o López Caro?
No. Hombre, uno debe estar preparado para todo, pero no me paro en ese sueño, en esa ilusión. Es cierto que me veo muy gratificado por estar aquí y me gustaría estar muchísimos años, pero mi satisfacción está en el trabajo que hago todos los días. ¿A largo plazo? Por supuesto que me gustaría crecer como entrenador. Si uno pierde esa ilusión y progresión con los años y siente que ha tocado techo está perdido, hay que mantener los topes altos. Quiero llegar a la élite, entrenar en Primera División como todos y no parar de crecer. A partir de ahí se pasa a mayores. El sueño por supuesto que está ahí, pero poquito a poquito.

 

 LOS JUGADORES DEL CASTILLA, por Alejandro Menéndez

Adán: futuro portero del Real Madrid.
Felipe Ramos: mucha progresión.
Mejías: garantía de futuro.

Opare: una incógnita. Viene de otro país, pero necesita una adaptación para demostrar sus cualidades.
Velayos: llegará al fútbol profesional.
Luis Hernández: el trabajo. Tengo mucha confianza en él.
Gary: el oficio personalizado. No le conocía y me encantan sus características, es muy agresivo y va a aportar muchas cosas.
Mateos: sano, infantil, noble, puede ser una buena apuesta de futuro.
Chema Antón: el jugador que se sobrepone a todas las circunstancias negativas. Las carencias técnicas las suple con esa fortaleza mental.
Marcos Alonso: inmadurez. Es un gran futbolista y cuando gane en madurez será futbolista profesional.
Nacho: el futuro.
Juanan: introvertido, no s eha asentado en el club aún, trabajador y gran paersona.

Tébar: la experiencia. Necesita dar un paso más, es la imagen del Castilla.
Fran Rico: futbolista, que no es igual que jugador de fútbol. Es un gran futbolista, quizá el que más talento tenga.
Modrego: el 'pupas'. Es trabajador, ha estado lesionado y sufre muchas lesiones, cuando se recupera de una se mete en otra.
Mosquera: jugador talentoso, frío. Desaparece pero cuando está es muy importante.

Juan Carlos: una bala, si aprovecha sus cualidades, llegará.
Vázquez: la pausa. Técnicamente muy bien dotado, si gana en intensidad pasará a una categoría más.
Cordero: nos ha enriquecido en el centro. Es dinámico, con buen trabajo y está progresando. Gusta de ver.

Acuña: vertical y un gran rematador de cabeza.
Szalai: se debe de convertir en un hombre importante en el Castilla. Tiene pendiente el gol.
Javi H: la calidad. Es uno de los jugadores talentosos del club pero la lesión aún no nos ha dejado ver lo que puede ofrecer.
Rubén Ramos: la eterna promesa, tanto en el Atlético como aquí. No ha logrado tener acierto aún en el Madrid, tiene mucha calidad pero quizás le falte seguridad y confianza.
Cristian: un hombre-gol. Pisa el área y tiene el imán para que le llegue el balón. Ha estado lesionado y le falta un ajuste en cuanto a la categoría y a la entidad a la que pertenece.
Juanfran: venía con una expectativa alta, pero Raúl le ha ganado por puntos en esa rivalidad. Nos aporta frescura, pero puede mejorar su rendimiento.
Raúl Ruíz: aún no se ha asentado en el club. Nos ha dejado pinceladas de su calidad pero tiene que dar mucho más de él.
Alipio: está en el Juvenil A. Es un futbolista muy joven fuera de su país, futbolísticamente muy bien dotado, pero que necesita una fase de adaptación. En un futuro estará entre las grandes promesas del Real Madrid.

 

 

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies.
OK | Más información