Ir a versión clásica Ir a versión móvil

Di Stéfano recuerda su debut ante el Racing

  • 'Tengo un gratísimo recuerdo porque fue mi estreno oficial'
'Tengo un gratísimo recuerdo porque fue mi estreno oficial'
Manuel López Manuel López

Ocurrió hace más de 56 años, un 27 de septiembre de 1953, pero en su privilegiada memoria el partido se conserva fresco, como si se hubiera disputado ayer. Basta con enunciarlo para que Don Alfredo remate los titulares: “Ganamos 4-2, con dos goles de Olsen, uno de Molowny y otro mío, de cabeza”.

Yo había debutado el miércoles, en un amistoso ante el Nancy –recuerda Di Stéfano-. Llegué a la estación de Atocha las diez de la mañana y a las tres de la tarde estaba jugando. No tuve margen para adaptarme…”. Para este partido tampoco es que tuviera mucho más tiempo de acoplamiento. “Ese día incluso me presentaron a algunos compañeros que no habían jugado el amistoso. Todo era nuevo para mí, pero tenía una tremenda ilusión, los compañeros eran fantásticos y por eso todo comenzó bien”.

Los nervios eran lógicos porque era su debut en Chamartín, un estadio “diferente” al que había conocido en su estreno ante los franceses: “Había más ambiente, claro, era un partido de competición oficial. El público estuvo genial conmigo”. La crónica del diario ABC lo corrobora, aunque con cierto rigor crítico: “Di Stéfano, a quien el público, sugestionado, aplaude todo, deberá jugar mucho más para justificar su fama”, sentenciaba el cronista. Pronto la justificaría, y con creces. De ahí su idilio con el público: “La afición siempre me ha apoyado, desde el primer día. Me he sentido muy querido por el madridismo”, afirma con gratitud Don Alfredo.

De los prolegómenos, recuerda una anécdota: “El entrenador, Enrique Fernández, me preguntó si iba a jugar con esas botas. Eran argentinas, de cuero, las tenía “amansadas”. Eran buenísimas, pero a él no le convencían. Yo le dije que sí, porque las que ellos utilizaban parecían de madera”.

Del partido, resalta la calidad del rival: “Nos pusimos 3-0 por delante, pero ellos reaccionaron muy bien y acortaron hasta el 3-2, con goles de Vázquez y León. Tenían muy buenos jugadores, Alsúa era una maravilla. Entonces los partidos eran más equilibrados que ahora”. Los minutos finales fueron de infarto, hasta que un centro suyo, medido, se convirtió en asistencia para que Olsen sellara el definitivo 4-2.

Era su primer partido, su primer gol, su primera victoria en Chamartín. Después vendrían muchas, muchísimas más. “Ese año salimos campeones y yo conseguí el Pichichi”. Todo estaba cambiando, estaba naciendo el mejor Madrid, en realidad el mejor equipo de todos los tiempos. “Sí, la verdad es que Bernabéu organizó el Club de otra manera, y apoyado por personas como Saporta, y con aquellos grandísimos jugadores, se hicieron cosas extraordinarias”.

Todo comenzó con ese 4-2, un resultado que firma para el partido que enfrentará este sábado al Real Madrid con el Racing: “Mejor un 2-0. Bueno, mejor es ganar y que el aficionado salga contento”. Llega 56 años después del debut del mejor futbolista de todos los tiempos.

Fuente de las imágenes:Realmadrid.com

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies.
OK | Más información