Ir a versión clásica Ir a versión móvil

Interviú, el club más grande del mundo

A. Alcázar A. Alcázar


El club madrileño se proclamó el domingo campeón intercontinental por cuarta vez consecutiva. Un título que define la grandeza de una entidad que es sinónimo de fútbol sala. Nació con el deporte sin que haya tenido rival desde 977, épocas diluvianas para un deporte que aún es muy joven, y siempre estuvo en la pelea por los títulos que disputó. Es el club más grande del mundo de largo tanto en títulos como en longevidad competitiva.

La cuarta intercontinental no tiene más mérito que todos los trofeos que adornan sus vitrinas. Más que nada porque es un torneo oficioso organizado a salto de mata y en el que faltó el campeón de Europa, el Dinamo de Moscú, que ganó la final continental a los verdes en Murcia. Pero es un simple detalle de lo que aún le queda a deporte humillado a niveles infinitos por la FIFA.

Cuarta final y cuarto triunfo

El triunfo ante el Malwee debe ser valorado en su justa medida. El campeón brasileño es el mejor de su país, repleto de jugadores de talento como Falçao, un espectáculo del que se dice es el mejor jugador del mundo pero sólo lo es por su juego de circo; Lenisio, un goleador fantástico; Ari, Fabiano, Xande”¦ todos hombres de primera línea del club más rico de Brasil.

Era la cuarta vez que se enfrentaban en este torneo y en una final, y siempre se decidieron por detalles y a favor de los verdes. El domingo Interviú le dio una verdadera paliza a un rival del que se esperaba mucho más. Y se la dio no porque ”˜La Máquina Verde”™ atraviese un buen momento, o tenga el mejor equipo de su historia, que no lo tiene; se la dio por conceptos y ahí reside la diferencia del fútbol sala español del resto.

La plantilla

En cuanto a la plantilla de Interviú decir que está vieja. Jugadores bastante veteranos. Todos ganadores, con historiales salpicados de inmensidad de títulos. El club se ha planteado la renovación y en ello está. Rafa, Rogerio, Andreu y Joan Linares parece que no seguirán. La apuesta es por la juventud, pero no será fácil dotarles del carácter ganador que tienen los que se pueden ir.



Un club del que José María García es el gran sostén económico. El conocido periodista es un gran aficionado a su equipo, por el que siente auténtica pasión, y al que siempre alimentó con grandes presupuestos. Otra cosa sería saber si en realidad se preocupa por el fútbol sala. Que es que no. Pero el alma mater del club ha sido Manuel Saorín, que falleció a finales del año pasado.


El relevo de Manolo Saorín


Saorín imprimió un carácter ganador al club, con unos valores deportivos en los que se basó el espíritu de un equipo ganador, elegante ante la derrota y sumisión a la camiseta. La gran incógnita surge tras su desaparición. ¿Será el club capaz de mantener esa grandeza? Parece que sí, que Jesús Clavería y Julio García Mera, ex jugadores, y José Saorín hijo de Manuel y una fotocopia de su padre, están en esa labor. Queda camino, pero sólo tienen que copiar.

Por último, y más sobre el futuro del club, se rumorea que el Real Madrid podría absorber el club y convertirlo en su sección. No es descabellado, pero la opción se observa como mínimo a dos años, aunque todo dependerá de la marcha del propio Real Madrid. De su economía y de levantar el pabellón Madrid Arena. Como referencia decir que esta canción se viene escuchando dentro del deporte desde que aterrizó Florentino Pérez.

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies.
OK | Más información