Ir a versión clásica Ir a versión móvil

Se busca billete a Pekín

  • Pujarán por dos plazas con Francia, Noruega y Túnez
Chema Rubio Chema Rubio
Tras una larga y dura temporada, la selección española de balonmano busca un billete para los Juegos de Pekín en un preolímpico que se disputará en París y en el que los de Juan Carlos Pastor pujarán por dos plazas con Francia, Noruega y Túnez.

La expedición española confía en poder lograr la clasificación para una competición en la que, desde la implantación del balonmano en el programa olímpico en 1972, sólo ha faltado a los Juegos de Montreal"76.

Ni Pastor ni los jugadores piensan en una posible eliminación de España de los Juegos, "un fiasco" de dimensiones demasiado importantes para un balonmano que hace tan solo tres años se proclamaba campeona del mundo y, al ejercicio siguiente, subcampeona de Europa.

Resultados modestos

Aunque los resultados han sido más modestos en las dos últimas competiciones internacionales -séptimos en el Mundial de Alemania de 2007 y novenos en el Europeo de Noruega de este mismo año-, España sigue conservando crédito suficiente como para poder luchar por las medallas en unos Juegos, por lo que en la selección nadie piensa en no viajar a Pekín.

"A día de hoy prefiero no pensar en la posibilidad de no estar en Pekín y centrarme en Noruega, luego en Francia y luego en Túnez", aseguró Pastor.

Para el capitán, José Javier Hombrados, no lograr la plaza olímpica sería un "varapalo importante" tras los éxitos conseguidos en los últimos años, y una decepción en lo personal, puesto que a sus 35 años es su última oportunidad de acudir a unos Juegos.

Consciente de que al equipo puede faltarle "fuerza y chispa" tras una dura temporada, Hombrados apeló al trabajo y a la experiencia para derrotar a sus rivales.

En particular desconfió de Francia, el hueso del grupo tanto por su calidad como por su condición de local, lo que les dará el apoyo del público y, quizá, de los árbitros. "Creo que tenemos calidad para ganarles, otra cosa es que nos dejen", afirmó.

Ganar o ganar

España debuta frente a los escandinavos en un partido que "no hay más opción que ganar", según Hombrados, puesto que lo contrario desmoralizaría al grupo y comprometería las opciones de clasificación.

Noruega es un equipo rápido y joven, físicamente duro y con mucha capacidad de lanzamiento, lo que les convierte en un rival difícil, sobre todo en un primer partido, resumió el capitán.

Pastor destacó que el primer día "hay que mostrar imagen de fortaleza" y aseguró que las claves serán la defensa española, uno de los aspectos que el combinado debe mejorar, y el contragolpe.

La siguiente cita española será el sábado próximo frente a la Francia de Nikola Karabatic y Daniel Narcisse, en el que se prevé como el encuentro más difícil del torneo. Pero la clave será el domingo contra Túnez, donde se resolverá definitivamente la clasificación.
Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies.
OK | Más información