Ir a versión clásica Ir a versión móvil

Madrid ya huele a final

  • La policía toma la ciudad para evitar que se produzcan incidentes entre las aficiones
La policía toma la ciudad para evitar que se produzcan incidentes entre las aficiones
Agencias - DC Agencias - DC

Más de 2.000 agentes de Policía Nacional intervienen en la denominada operación "FINCA" (FINal de CAmpeones), que se empezó a diseñar hace diez meses para garantizar la seguridad en las calles de Madrid con motivo de la disputa hoy de la final de la Liga de Campeones, considerada "de alto riesgo".

En total, la Delegación del Gobierno de Madrid ha desplegado hoy un dispositivo de Seguridad compuesto por más de 4.000 policías nacionales, policías municipales, guardias civiles y vigilantes de seguridad, junto a efectivos de emergencias, que velarán por el normal desarrollo de la final. En concreto 2.000 policías nacionales, 500 municipales, 150 guardias civiles y numerosos efectivos de seguridad privada, Protección Civil, sanitarios y bomberos se encargarán de garantizar la seguridad antes, durante y después del encuentro.

El interior del campo -en el que habrá 65.000 aficionados- estará vigilado por numerosos policías nacionales y 1.200 efectivos de seguridad privada y auxiliares del Real Madrid. El estadio Santiago Bernabéu y el aeropuerto de Barajas son objetivos preferentes de la operación FINCA y también las "Fan Zones", como se ha denominado a las zonas de ocio de los seguidores del Inter y el Bayern, así como los lugares de residencia de los equipos, los árbitros y los representantes de la UEFA. Se trata de que en el aeropuerto las dos aficiones no coincidan -llegarán y partirán a horas diferentes y utilizando distintas terminales-, de que tengan zonas de ocio separadas y de que entren y salgan del estado por sitios diferentes.

SIN PANTALLAS GIGANTES EN LA CIUDAD

Como novedad destaca la instalación de una doble valla perimetral en los accesos al Santiago Bernabéu y el sobrevuelo constante de un helicóptero con sistema de videovigilancia. La "Fan Zone" del Inter de Milán está en la zona de Azca, mientras que la del Bayern de Múnich se encuentra en el Parque de Berlín, y en ninguna de las dos se televisará el partido por motivos de seguridad. Está previsto que ambas zonas cierren poco después del partido, aunque en la del equipo ganador habrá una celebración que se podrá alargar. En cuanto a los hinchas más radicales, habrá un control especial y cada equipo traslada desde su país a doce agentes para que vigilen a estos grupos, en coordinación con la Policía española.

Quinientos agentes de la Policía municipal controlarán la llegada y salida de los aficionados, cubrirán las zonas reservadas para éstos y vigilarán que se cumpla la normativa que prohíbe la venta de bebidas alcohólicas en la calle. Además, hasta mañana está activado un dispositivo formado por 69 efectivos del Samur, 9 bomberos, 75 agentes de la Movilidad y 173 operarios del Servicio de Limpieza Urgente (Selur). Respecto al tráfico, desde las cuatro de la madrugada de hoy se realizan cortes en las inmediaciones al estadio, por lo que el Ayuntamiento recomienda el uso del transporte público, especialmente el Metro, que mantendrá abierta la línea 8 durante la noche del sábado al domingo.

 

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies.
OK | Más información