Ir a versión clásica Ir a versión móvil

La venganza llegó veinte años después

  • El campo merengue volvió a vibrar con el juego de leyendas como Zidane y Figo
Veteranos RM 4-3 Milán
Jaime de Carlos - Santiago Bernabéu Jaime de Carlos - Santiago Bernabéu

Los equipos de veteranos del Real Madrid y Milan se dieron cita este domingo en el Santiago Bernabéu con el fin de recaudar dinero para evitar la muerte súbita en el deporte. Y el partido no defraudó, pue los dos conjuntos ofrecieron durante los 90 minutos un choque con aroma a clásico que permitió revivir los grandes duelos de antaño entre ambos. Al final, los asistentes se fueron con una sonrisa en la cara y con la sensación de haber presenciado un partido para el recuerdo.

El encuentro comenzó con una gran intensidad, más propia de los antiguos duelos entre ambos conjuntos en los 80 y 90 que de un encuentro amistoso con fines benéficos. Fruto de este trepidante ritmo llegaron los dos tantos del Milan. Primero fue Simone en el minuto 3 y, posteriormente, Rui Costa los jugadores que perforaron a placer la portería de un Buyo que no pudo hacer nada ante los remates italianos,

Todo parecía apuntar a una clara superioridad italiana, pues el Milan llegaba a Madrid con un equipo conformado por un mayor número de jugadores de retirada reciente. Sin embargo, conforme iban pasando los minutos el Real Madrid se fue asentando en el campo y empezó a encontrar el liderazgo de sus dos mejores jugadores: Figo y Zidane. Tanto el luso como el francés mostraron un estado de forma envidiable y dejaron en el aire la sensación de que quizás su retirada ha llegado demasiado pronto.

Zidane encandiló al público

De hecho, el astro de Marsella fue, de largo, el futbolista más coreado por el Santiago Bernabéu. Probablemente mucha gente se acercó en esta calurosa tarde de mayo al estadio sólo por ver de nuevo al ‘5’ merengue, y este no defraudó en ningún momento. Su potente zancada en línea de tres cuartos volvió a hacerse presente sobre el césped merengue y cada vez que tenía la pelota un sonoro murmullo se levantaba entre el público.

Así, el primer tanto madridista no se hizo esperar y llegó tras una bella combinación en ataque entre Zidane y Figo. El galo cedió al luso, quien desde la banda centró para que Butragueño volviera a hacer gala de su eterno olfato goleador cabeceando en plancha. Diez minutos y tres goles, poco más se le podía pedir al partido por el momento. Sin embargo, el peso de los minutos empezó a hacer mella en los jugadores según iban pasando estos, por lo que el ritmo de juego se calmó y dejó al Madrid como claro dominador del choque.

FICHA TÉCNICA:

4 Real Madrid: Buyo, Chendo, García Cortés, Ricardo Gallego, Manuel Sanchís, Fernando Sanz, Zidane, Karembeu, Figo, Butragueño y Santillana. – once inicial- Contreras, Jaro, Rojas, Ramis, Rubio, Sabido, Llorente, Iván Pérez, McManaman, Dani, , Alfonso, Amavisca, Velasco y Víctor.

3 AC Milan: Rossi, Cafú, Costacurta, Baresi, Maldini, Massaro, Evani, Rui Costa, Serginho, Boban y Simone – once inicial- Nava, Contra, Papin, Braglia, Fuser, Galli, Panucci, Lentini, Carone, Eranio y Weah.

Goles: 0-1 Simone min.3; 0-2 Rui Costa, min.6; 1-2 Butragueño, min.10; 2-2 Amavisca, min.37; 3-2 Alfonso, min.52; 3-3 Rui Costa, minuto 57; 4-3 Alfonso Pérez (p), minuto 85

Estadio: Santiago Bernabéu, ante unos 75.000 espectadores.

La mejoría ofensiva del equipo se fue haciendo patente mediada la primera parte, en especial gracias a la incorporación de jugadores en forma como Alfonso y Amavisca. Por consiguiente, Llorente tuvo el empate tras una buena jugada por banda del Buitre, pero Rossi desvió la pelota. El Madrid achuchaba y el público se divertía en la grada haciendo la ola, motivado quizás por las acciones eléctricas de Figo, Zidane y Butragueño. Un torrente de fútbol que se vio premiado con el tanto del empate, logrado por el cántabro Amavisca tras cruzar el esférico después de un centro de Figo.

Entretanto, el Milan apenas se había acercado a la portería, ahora defendida por Contreras. Pero el gol del empate espoleó a los transalpinos, pues Eranio gozó en los minutos siguientes de una ocasión muy clara que acabó enviando al larguero. De hecho, el partido pareció por un momento que se volvía a orientar hacia la locura inicial, pero la llamada para el descanso se encargó de abortar lo que se intuía que iba a ser una nueva modificación en el electrónico.

Alfonso acabó con las telarañas de la portería

Tras el regreso de los vestuarios, el Madrid retomó el dominio del choque y rondó en los primeros minutos la portería rival. Fruto de esta insistencia llegó el 3-2 parcial, en lo que fue el mejor gol de la noche. El getafense Alfonso Pérez recogió un zurdazo desde fuera del área que limpió las telarañas de la escuadra milanista. Los blancos habían conseguido remontar el partido a imagen y semejanza de lo que ha acostumbrado esta temporada la primera plantilla merengue, pero la alegría no iba a durar mucho.

Más en concreto, cinco minutos, que fue el tiempo que tardó Rui Costa en dejar sentado al portero madridista en el uno contra uno y devolver la igualada en el marcador. A partir del 3-3 el partido se relajó, principalmente por el carrusel de cambios que se produjo en ambos conjuntos. Mientras que en el Madrid Figo y Zidane se retiraban a la par con sendas ovaciones del público, en los italianos eran Rui Costa y Weah algunos de los que dejaban su sitio a otras viejas glorias.

Todo parecía abocado al empate, pero un Madrid – Milan no sería lo mismo sin la tradicional polémica. Ésta llegó en una acción en la que Iván Pérez entró en el área y fue zancadilleado por Nava, lo que provocó que Mejuto González señalara la pena máxima. El defensa italiano tocó balón en su entrada, pero de poco importaba ya, porque el hermano mayor de Iván ya estaba preparado para ejecutar el penalti. Alfonso ajustó su disparo tanto que el balón golpeó el palo, pero acabó entrando en la portería milanista y llevó la alegría a las gradas.

El 4-3 reinaba en el marcador con cinco minutos por jugar, lo que provocó que el Milan intentara el empate. Incluso los italianos estuvieron a punto de marcar en la última jugadada del partido, pero la galopada de Cafú acabó en un cabezazo desviado que cerró el encuentro. Al final, victoria de los madridistas con un abultado marcador que hizo las delicias del público y que permitió a los aficionados revivir las jugadas de verdaderas leyendas de este deporte, a la espera de comenzar este lunes la era Mourinho.

Fotografías: realmadrid.com

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies.
OK | Más información