Ir a versión clásica Ir a versión móvil

Pettigrew devolvió la medalla

Chema Rubio Toril Chema Rubio Toril
El estadounidense Antonio Pettigrew devolvió su medalla olímpica de oro del relevo 4x400 después de haber admitido que había ingerido sustancias prohibidas para ganar la competición de los Juegos de Sydney 2000.

El atleta norteamericano reconoció en el juicio del mes pasado sobre el ex entrenador de pista y campo Trevor Graham que había utilizado la hormona EPO y la hormona del crecimiento humano de 1997 a 2003.

Graham, que alguna vez dirigió a Pettigrew, fue encontrado culpable de engañar a los investigadores federales sobre su relación con un distribuidor de esteroides.

Esta decisión era esperada y llegó justo después de que uno de sus compañeros del relevo y gran figura, Michael Johnson, anunciara también que iba a devolver el oro tras conocer la declaración de Pettigrew.

El corredor, que tiene actualmente 40 años, decidió devolver la medalla y los premios que ganó desde 1997, incluidos los relevos de los 4x400 en los Mundiales de 1997 y 1999.

La declaración de Pettigrew demuestra que tres de los cuatro miembros del relevo estadounidense en la final del relevo 4x400 en Sydney están implicados en el dopaje, por cuanto los mellizos Calvin y Alvin Harrison fueron suspendidos, en el 2003 y el 2004 respectivamente, por consumo de sustancias indebidas.

Ambos no han manifestado la intención de devolver sus medallas y al igual que Pettigrew fueron entrenados por Graham.

El Comité Olímpico de Estados Unidos se congratuló por la decisión de Pettigrew a través de un comunicado de su director ejecutivo, Jim Scherr: "Después de años de no reconocer sus errores y aceptar su responsabilidad por sus actos, el señor Pettigrew da ahora un paso adelante y lo reconoce al devolver la medalla que fue ganada injustamente en los Juegos Olímpicos del 2000. Nos complace que ahora acepte la responsabilidad y tome esta decisión".

"También estamos encantados de que el señor Johnson haya decidido voluntariamente devolver su medalla, es un ejemplo que otros deberían seguir. Su decisión significa su compromiso para mantener los valores de la competición limpia y refuerza su estatus de gran campeón olímpico", añade.

"El hecho de que Pettigrew y otros atletas hayan admitido el dopaje durante los Juegos de 2000 sólo ha reforzado nuestra resolución de presentar un equipo limpio en Pekín. Las únicas medallas en las que estamos interesados son aquellas que son ganadas por atletas que compiten limpios", concluye.
Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies.
OK | Más información